Detrás de cámaras de una aventura warrior

Un día antes de salir, la empresa con la que íbamos para San Agustín, Huila canceló el paseo. Mariana, la Mexi, me llamó bravísima a decirme que era la ¡tercera vez que le hacían eso! Yo no había leído el correo, pero inmediatamente miré con rabia mí celular y efectivamente leí la desastrosa noticia:

“Buenas tardes, respecto a la salida al Plan Huila programada para del 16 al 19 de Abril, les informamos que debido a una cancelación por razones de fuerza mayor de última hora nos vemos obligados a anular dicha salida”.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Estatua que recibe a los visitantes en la Mesita A del Parque Arqueológico

Sigue leyendo

Recorriendo el pulmón del mundo

Por Mariana Orozco Blanco

Coger el bagpack, volar hasta Leticia, cruzar la frontera y subirse a un barco carguero para navegar el río Amazonas durante 7 días hasta su desembocadura, es una decisión que a más de uno le puede parecer descabellada, pero que puede terminar convirtiéndose en una de las mejores aventuras de la vida y, además, en una de las mejores formas de vivir la selva amazónica,  considerada como uno de los ecosistemas más importantes del mundo.

https://www.google.com.co/search?q=rio+amazonas&rlz=1C1OPRB_enCO558CO560&espv=2&es_sm=93&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=s1JIU57II5DisASX2oGYBQ&ved=0CAgQ_AUoAQ&biw=1600&bih=775#facrc=_&imgdii=_&imgrc=R2CWztOg7CrvJM%253A%3Bdf1vcTBZ9dneDM%3Bhttp%253A%252F%252Fdestinosa1.com%252Fwp-content%252Fuploads%252F2013%252F10%252F21_thumb_rio-amazonas-2.jpg%3Bhttp%253A%252F%252Fdestinosa1.com%252Famerica%252Fperu%252Frio-amazonas%252F%3B2758%3B1845

Navegando el Amazonas

Sigue leyendo

En el Pacífico colombiano SE HABLA CETÁCEO

Era domingo por la mañana e íbamos sentados en un improvisado vagón de madera halado por un tractor, más exactamente una tracto-chiva, el modo de transporte más conocido para hacer el corto recorrido que separa a Ladrilleros de Juanchaco. En el letargo del calor íbamos todos ensimismados en nuestros propios mundos: Mariana, la Mexi, pensando en la arquitectura local; Romain, el francés, hablaba con Nathalye su esposa y los demás íbamos hipnotizados admirando la inmensidad del Océano Pacífico que bordea gran parte del camino.

Bienvenidos al Pacífico colombiano

Sigue leyendo