Ciudad Perdida: ¡desconéctense!

Por: Javier Andrés Escobar G.

Subiendo una de las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta, cansado, casi sin aliento y debajo de un torrencial aguacero en medio de la selva, en algún momento de la travesía llegué a pensar: ¡¿Qué hago aquí?! ¡¿Mariana en qué me metió?!

IMG_0105 2

Ciudad Perdida en la Sierra Nevada de Santa Marta

Meses antes ella, dueña también de este blog, me llamó a decirme que si íbamos a Ciudad Perdida. Yo sin misterio le contesté que sí, que de una. De un momento a otro el viaje llegó y no habíamos tenido tiempo de hablar casi de él y por estar ocupado en mi trabajo yo no había averiguado nada. La verdad es que nunca imaginé lo que vendría.

IMG_0081 2

¡Lo logramos!

Un día le conté a mis compañeros de trabajo que iba a ir a la Sierra, Santiago mi jefe se volteó a mirarme con extrañeza, y me dijo ¿en serio te vas a pegar ese viaje? ¡eso es duro! Yo lo miré incrédulo y le dije que sí. Generalmente, la gente dice que las cosas son duras pero por mi trabajo, que por lo general incluye largas trochas, ir a fincas, montar a caballo, aguantar mosquitos, entre otros, casi nunca pienso que ese “duro” sea real.

Otro amigo, Juan, no me dijo que era “duro” pues él es deportista y tiene un estado físico envidiable, pero sí me dijo que llevara solo lo necesario en mi maletín: “lleve dos camisetas y la ropa para la foto en Ciudad Perdida”. Otro comentario al que hice caso omiso y todo por ¡no averiguar un poco más! Así que me fui a este paseo enfermo, sin saber que iba a caminar en 4 días más kilómetros que en una maratón y con un maletín de casi 14 kilos en donde llevaba mucha ropa y hasta un sleeping bag.

IMG_9540 2

Empezando el viaje con mi maletín de 14 kgs.

Vamos a dejar las cosas claras, para mí el viaje hasta Ciudad Perdida no fue nada fácil, pero claro está que todo depende del punto de vista desde donde se le mire. Si alguien es deportista, el viaje puede parecer más fácil, aunque en mi grupo había varios deportistas y todos coincidían en que el camino no era el más sencillo ¡y menos lloviendo!

Este sería mi primer consejo: si usted es una persona de ciudad que no hace casi deporte, es mejor prepararse física y mentalmente que este es un viaje de caminar ¡y mucho! Y, por otro lado, no es que sea en los llanos… uno va escalando poco a poco desde los 150 MSNM a los 1.200 MSNM ¡mucha loma!

Mariana fue la encargada de contratar el tour. Nosotros lo hicimos con Baquianos, una empresa muy seria que cumplió con todo lo prometido. Pero en Santa Marta hay varias como Magic Tour o Wiwa Tour, esta última incluye dentro de su grupo de trabajo a varios indígenas nativos como guías. Los tours no se diferencian mucho y están estructurados de la misma manera. Los hay de 4 días o 5 días, entre más días se escojan más suave será el recorrido, las jornadas por día son menores. Por ejemplo, había unas señoras mayores que estaban haciendo el recorrido en 5 días ¡unas duras! El nuestro fue de cuatro días. Según la App Health el primer día recorrimos 13.8 Kilómetros, el segundo 18.1, el tercero 19.1 y el cuarto de regreso 20.8 (Aunque creo que fue un poco exagerada la App).

IMG_9831 2 (1)

Tramos de la caminata

IMG_9821 2 (1)

Tramos bajo aguaceros y piedras lisas

Sin duda, para mí los días más difíciles fueron el segundo y el cuarto. El segundo porque al final mis piernas ya no podían más, pues yo no soy un deportista consumado aunque había hecho algo de escalera y spinning los últimos días, que creo ayudaron bastante, a que yo llegara al “infierno verde” o “Buritaca 200” como también es conocida Ciudad Perdida.

Para mí este fue un viaje, que aunque renegué por momentos en el trayecto, valió totalmente la pena. Descubrí que mi fortaleza mental es bastante alta y ni qué decir de mi fortaleza física. Descubrí que soy bueno subiendo lomas, más no tanto bajando pues me dolían más las rodillas. Me di cuenta qué sienten los deportistas al llegar a una meta, y que hay que llegar así sea arrastrándose, como en el segundo día yo llegué al último campamento, Paraíso, ubicado a 1 km de Ciudad Perdida. Con un aguacero encima, calambres, enfermo y con cansancio infinito llegué y me tiré al suelo lodoso, literalmente, con una satisfacción indescriptible. Duré como 30 minutos ahí tirado y después no me podía quitar las botas de caucho por los calambres y porque estaban llenas de agua (y sí.. también llevé botas pantaneras en mis 14 kilos ¡ja ja ja!)

paradise

Campamento Paraíso a 1km de Ciudad Perdida

En últimas, es un viaje que lo prueba a uno y nos demuestra que podemos llegar más allá de lo que pensamos. Sobre todo a los que no somos tan deportistas. Ese frenesí por llegar a una ¨meta¨ es infranqueable.

Claramente nos muestra también algunos defectos… en mi caso fue mi acelere, quería llegar siempre ¡ya! al siguiente campamento y, ni qué decir del último día de bajada, que parecía un caballo desbocado queriendo llegar de nuevo al punto de partida… si no me creen ¡pregúntenle a Mariana! Parecía uno de esos viejitos que nadie puede parar caminando con mi bastón de escalar. ¡Uy! Súper importante un bastón de escalar, cuando lo lleven y lo usen ¡se acordarán de mí!

Durante las caminatas verán paisajes hermosísimos, piscinas naturales como la del río Buritaca, ¡ríos que deberán cruzar! A veces a pie o en otros casos en tarabita ¡Lo máximo! También podrán vivir aventuras tirándose a los rápidos de esos ríos !la recompensa de tanta caminadera!

IMG_9832 2 (1)

Cruzando ríos

IMG_4231 2

Cruzando el río en tarabita

IMG_9759 2

Río Buritaca

Piscina 1

Piscina natural

IMG_9746 2

Mariana y yo en el río

Verán aldeas de los indígenas Kogui, todo un mundo diferente y espectacular. Es alucinante todo lo que se ve y se vive.

Pueblo Kogui

Pueblito Kogui y ¡mi bastón!

IMG_9677 2

Niños del Pueblito Kogui

Hay tramos que tendrán que pasar por caminos de piedra hechos por los Tayronas, como las escaleras para llegar a la propia Ciudad Perdida ¡que no se imaginan cómo se sufren por su inclinación y por ser lisas como jabón, especialmente cuando llueve y, como lo describe Jorge Orlando Melo en una Historia mínima de Colombia “(…) senderos de piedra que llevaban a aldeas con casas hechas sobre bases de piedra, en las que vivían los caciques y capitanes con sus familias, y estaban los lugares de culto, orientados por los “mamas”. Algunos de estos restos han sido descubiertos en épocas recientes en medio de la selva como la llamada “Ciudad Perdida” en Buritaca.” (2017; 31).

IMG_9852 2 (1)

Escaleras a Ciudad Perdida

IMG_9857 2 (1)

Subiendo a Ciudad Perdida

IMG_9849 2 (1)

Subida a Ciudad Perdida

Aún hoy en lo alto de la montaña este lugar es sagrado y los “mamas” o “mamos” de las tres culturas de la Sierra Wiwas, Koguis y Arhuacos (todos descendientes de los tayronas) lo consideran un territorio muy importante para sus diferentes pueblos.

La satisfacción de llegar y ver esta belleza, que es mucho más antigua que Machu Picchu, es una experiencia que deben vivir ¡todos y cada uno de ustedes!

IMG_0082 2

Ciudad Perdida y la selva

Lost city

Ciudad Perdida… siempre con mi bastón !ja ja ja!

También el conocer gente de diferentes partes del mundo da mucha alegría… no solo porque los extranjeros están llegando a Colombia en cantidades a conocer nuestras maravillas, porque Ciudad Perdida es eso ¡una maravilla! si no por compartir con gente que ¡tiene otras visiones de mundo! Y esto hace mucho más enriquecedor el paseo.

En nuestro variopinto grupo estaban Ciara la irlandesa, Clara y Sandro una pareja de refinados ingleses, Verónica y Camilo, los paisas y obviamente Mariana y yo. Los guías fueron dos: Edmundo el traductor y Javier, que en otro tiempo hacía parte de los campesinos que sembraban la mata de coca en las montañas de la Sierra y que gracias al turismo sostenible fue cambiando su vida y oficio poco a poco.

Grupo

Grupo de Baquianos

Por la comida no se preocupen, cada grupo tiene su cocinero o cocinera, que siempre llega antes que todo el grupo a todos los campamentos. Preparan una comida ¡bastante buena! Y si son vegetarianos también tendrán opciones. Aunque mi alimentación fue a punta de galletas de soda, Pedialyte y Gatorade (esto último lo encontrarán por todo el camino)… pues en realidad estaba muy enfermo, es en serio.

Los campamentos no están mal, parecen campamentos militares o algunos como decía Sandro, el inglés, parecían chicken cages o galpones de pollos ¡ja ja ja! y no solo por los camarotes y toldillos para evitar los insectos… si no por el olor por culpa del piso de barro y la lluvia…

Dorms

Campamento en el camino a Ciudad Perdida

¡Ah! Y hagan caso no lleven tanta ropa ni equipaje, les aliviará un poco el camino, sin embargo, para mí el sleeping bag, fue bastante útil, igual que el bastón para escalar, la lámpara que uno se pone en la cabeza para salir por las noches al baño (quitan la luz), bloqueador, repelente para insectos, depronto relajantes musculares, dry bags, unos zapatos cómodos, ya sean tenis o botas para caminar, y mucho espacio en el celular o cámara para que tomen muchas, pero muchas fotos.

IMG_4235 2

Indígenas de la Sierra, foto de Sandro Hinds

Este viaje, como me pasó a mí, seguramente los conectará con la naturaleza y con esa magia y mística que tiene la Sierra Nevada de Santa Marta. No solo caminen, si no que sean conscientes de los pájaros que se ven y cantan a su alrededor, de los árboles, del sonido del agua que pasa por las enormes piedras en los caudalosos ríos que se encontrarán por todo el camino. En tres palabras este viaje es para: desconectarse y disfrutar.

IMG_4234 2

Indígenas Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta, foto de Sandro Hinds

PD. Para los tramposos, en la caminata hay trayectos que pueden recorrer en mula… o pueden enviar su maleta en la mula, Mariana y yo lo hicimos para el último día, que ya no podíamos más y, menos yo, con mis más de 14 kilos, pues la ropa ya estaba mojada… por otro lado, hay trayectos que sí o sí se deben hacer caminando pues hay precipicios que yo no recomendaría recorrer en un animal… Si se deciden por las mulas para ustedes o para las maletas, esto lo podrán cuadrar con sus guías. Obvio tiene un costo adicional nada barato.

mulas de carga

Mulas de carga

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s