La India ¡el caos funcional!

Por Javier Andrés Escobar G.

Parado en el ghat de Harishchandra, uno de los puntos de cremación en Benarés y, de frente al río Ganges, me di cuenta para qué había recorrido medio globo hasta llegar a esta ciudad sagrada, rotulada por muchos como la más antigua del mundo. Mis ojos se encharcaron, mi estómago se estrujó, me dio dolor de cabeza y un mareo que casi me tumba. Todo al enfrentarme a la verdadera cara de la muerte.

Fue tanto mi impacto, que Melu, mi amiga y compañera de viaje, siguió de largo dejando atrás este lugar y al encontrarnos de nuevo, al ver mi cara pálida y de asombro, me preguntó que ¡si me quería sentar!

Ganges melu bandera

Río Ganges en Varanasi

Yo no podía creer que en lo que parecía una tribuna de estadio estaba sentada la familia de la persona que se encontraba ardiendo en la hoguera y, que ya estaba reducida casi a cenizas. Todos los hombres de la familia contemplaban las llamas, con el río de fondo, con la más tranquila expresión en sus caras.

Ganges

Recorrido de madrugada por el río Ganges en Varanasi

Monjes Ganges

Ghats de frente al Ganges

Horas antes habíamos hecho el recorrido en la madrugada por el río y habíamos visto la recolección de madera y las hogueras en donde ardían varios cuerpos, pero el verlo desde lejos no fue tan impactante como cuando lo tuve de frente y con el olor a carne asada entrando por mis fosas nasales, aún hoy al recordarlo me recorre un frío, que a su vez, me hace reflexionar que a esta vida venimos de paso y el cuerpo es un préstamo que tarde o temprano se acaba.

Como lo diría Alberto Moravia en Una Idea de la India “(…) se considera la muerte como un simple cambio de vestido o de envoltura (…) no se consume una persona única e irrepetible, sino un vestido usado que ya no servía, una piel vieja abandonada por una nueva. La muerte es ligera, sencilla, filosófica, serena y privada de importancia” (2007; 40).

También mi percepción sobre la muerte cambió, en el Hinduismo aunque hay tristeza en el ambiente, no hay drama ni llanto. La vida corporal es un paso más en un largo camino de aprendizaje, uno donde hay pruebas y errores hasta llegar a un estado digamos de ‘iluminación’ que completa el ciclo.

Es precisamente a eso a lo que van las personas a Benarés o Varanasi, a morir al lado del Ganges, pues cuenta la leyenda que si uno muere en esta ciudad, que es una de las 7 sagradas en el Hinduismo, alcanzará a cerrar ese ciclo de nacimiento y renacimiento con éxito o que logrará mucha más benevolencia en la reencarnación en una vida próxima.

Benarés, respira surrealismo. Sus pequeñas calles laberínticas en los mercados, llenas de polvo y, en el caso nuestro, de barro por la lluvia. Calles donde nos encontramos varias procesiones con los muertos cargados en camillas de madera, envueltos en sábanas blancas y ataviados con flores; las vacas en las vías; los bici-taxis; las bicicletas; los carros; los pitos; los miles y miles de peregrinos por los caminos, algunos con las enfermedades más raras que se puedan imaginar, ya sea yendo hacia el río a bañarse en sus aguas sagradas o a algunos de los templos a venerar a los cientos de dioses, de los que se destacan el Golden Temple o Templo de Oro, que para los hindúes es uno de los de mayor peregrinación. En mi caso no me fue permitida la entrada por ser extranjero y, en realidad, bastante entendible por respeto a las creencias de los locales.

Calles Varanasi

Calles de Benarés o Varanasi

 Celebración religiosa Varanasi

Celebraciones religiosas con ofrendas al Ganges

Hubo momentos en que todo esto combinado nos llevó a pensar ¡qué hacemos aquí! Pero eso es la India ¡el despelote! O como bien lo diría Melu un caos funcional del que uno se va enamorando…

Para sentir esa mezcla del peso de la religión, las costumbres, la bondad de sus habitantes, que son mayoría, y la esencia del país creo que se hace obligatorio visitar Benarés.

Niños Varanasi

Niños en la orilla del Ganges

Pero claro que Calcuta o Kolkata, no se queda atrás, pero tiene un aire diferente, pues esta ciudad parece detenida en el tiempo y ocupada por personas extrañas a la arquitectura que las rodea ¡se siente el peso de haber sido colonia inglesa por tantos años! Los taxis, el metro, el tranvía y sobretodo la arquitectura de casas y palacetes parecen ser disonantes con la cultura que hoy la ocupa. Un ejemplo de esto podría ser el Victoria Memorial Hall, un palacete de mármol, diseñado con fuerte influencia británica, construido como homenaje tras la muerte de la reina Victoria de Inglaterra, quien tenía bajo su poder “el imperio donde nunca se ponía el sol”. Hoy se utiliza como museo y sus corredores, jardines y pasillos lo visitan, en su mayoría, los indios e indias, estas últimas vestidas con su mejor Sari –el vestido típico– ¡para la foto en familia con el monumento!

IMG_3127

Victoria Memorial Hall en Calcuta

Sari and Melu

Melu en el Sari, traje típico de la India

Caminar por las calles de Calcuta ¡es una aventura extrema! Las calles, aparte de estar llenas de cables de luz y postes caídos, están llenas de puestos de comida, pues la India aparte de religión ¡es pura comida! Cada una de sus regiones tiene sus panes típicos ya sea naan, roti o chapati, para acompañar la infinidad de curris y platos tandoori ¡hay para todos los gustos! Mis preferidos siempre serán todos los que se relacionen con el queso cottage y un plato que se llama butter chicken (pollo en mantequilla). Las samosas también son deliciosas. Si no son tan capaces de comer en estos sitios callejeros les recomiendo ir a Park Street, a Flury’s, donde me comí uno de los mejores curris de mi recorrido.

IMG_3062

Park Street en Calcuta

En sus travesías por el New Market, Howrah Bridge o por los diferentes templos, pues Calcuta tiene algunos de los más grandes del Hinduismo como el Dakshineswar Kali Temple a orillas del río Hoogly, ustedes vivirán la cultura en pleno. El mismo caos funcional del que les hablo, pues a pesar de la desorganización, la suciedad ¡el desbarajuste! todo anda y funciona a la perfección, en especial el tráfico ¡que es caótico! Y, la verdad, casi no se ven accidentes. Eso sí, en esta ciudad verán pobreza, mucha pobreza sobretodo debajo de los puentes y en los semáforos al atardecer, donde docenas de personas se ven durmiendo en el piso sobre cobijas o improvisados cambuches. Algo que también verán mucho son las personas del llamado tercer sexo, transexuales o Hijra pidiendo limosna, que muy poca gente niega, debido a que ellas tienen el poder de maldecir, según la cultura india.

Toda esta pobreza y abandonamiento en Calcuta y, en la India en general, fue la que impulsó a la Madre Teresa a ayudarlos sin discriminación alguna, pues históricamente dentro de las castas –que son como clases sociales ya abolidas por ley– hay grupos de personas que son tratadas como si no existieran, pero esa fue la magnitud de la obra de esta santa, quien trataba y ayudaba a todos por igual. Hoy su tumba es un lugar de peregrinación que pueden visitar en el convento de las Hermanitas de los Pobres de Calcuta.

IMG_3033

Tumba de la Madre Teresa en Calcuta

IMG_3043

Cuarto de la Madre Teresa en Calcuta

La India no debería ser singular, sino plural: Las Indias, pues dentro de un mismo territorio ¡que es muy grande! pareciera que son varios países y llenos de extremos, muy poco tiene que ver el caos de Calcuta con la más cosmopolita Mumbai, más conocida para nosotros como Bombay. Sin embargo, algo que tiene en común con Calcuta, es la arquitectura, pues paseando por el Museo Príncipe de Gales, las Altas Cortes o la estación de trenes de Chhatrapati Shivaji Terminus, fácil podrían confundirse con los edificios  de Kings Cross en Londres.

IMG_2808

Chhatrapati Shivaji Terminus en Mumbai

A pesar de que en Mumbai verán pobreza y suciedad, también encontrarán restaurantes y hoteles de lujo, como el Hotel Taj Mahal al lado de Gateway of India, dos lugares que muy probablemente verán, pues de Mumbai no podrán irse sin visitar la isla de las Cuevas de Elephanta, uno de los templos del Hinduismo más antiguos, y es desde el Gateway of India desde donde zarpan los botes rodeados de gaviotas que cruzan el océano Arábico para llegar al lugar.

IMG_2770

Rhea y yo en el Taj Mahal Hotel

IMG_2779

Gateway Of India

Mumbai es la ciudad de las excentricidades, pues en ella viven la mayor cantidad de millonarios y billonarios del país, también aquí se concentra la mayoría de la industria ‘Bollywoodense’, por lo tanto, también muchos de los famosos viven en esta gran ciudad. Yo me sentí como uno de ellos, famoso o millonario ¡jajaja! Por la manera como mi amiga Rhea y su familia ¡me atendieron!

IMG_2828

Mi té chai con galletas de la casa de Rhea ¡inigualable!

Además, fue gracias a Rhea, que mientras visitábamos el Chor Bazaar o el Colaba Market, aprendí a ‘parar el tráfico’ para poder pasar la calle… pues allá ¡nadie le para a uno para dejarlo pasar! ¡Se debe hacer con autoridad poniendo la mano en señal de alerta y en mi caso echándose la bendición de no quedar debajo de un bus como casi me pasa en Calcuta! ¡Ja ja ja!

A pesar de que Mumbai es la ciudad más cosmopolita, no es la más importante de la India hoy. La capital es Nueva Delhi y es allí donde está el Rashtrapati Bhavan, el Rajpath y demás edificios oficiales que ¡son dignos de conocer! Por otro lado, si quieren disfrutar también de esa sensación de ‘estar en la India’, cuando vayan al Red Fort y Chandni Chowk en Old Delhi o la Vieja Delhi, podrán ver no solo la cultura en pleno sino también los oficios más extraños que aún sobreviven ¡como una persona que le limpia la cera de los oídos a otras personas, un saca muelas ambulante, o un barbero en cualquier esquina! Y estos oficios aplican para todas las ciudades…

Rajpath melu

Rajpath en Nueva Delhi

red fort

Red Fort

Old Delhi

Old Delhi

En Delhi es donde más se siente el peso de la multiculturalidad y de la historia de la India, está la mezquita más grande del país, Jama Masjid y el Qutub Minar, un minarete de una mezquita del siglo XII; uno de los templos del Sijismo más importantes, Gurudwara Bangla Sahib ¡que es bellísimo! y, por el lado de la historia, en Delhi encontrarán las tumbas de algunos de los emperadores mogoles, como la de Humayun que es ¡impresionante! ¡Ah! y no se puede dejar por fuera el Lotus Temple. Todos estos lugares y otros los podrán recorrer en Metro ¡el servicio es muy bueno! o en rickshaw, que son los moto-carros ¡a nosotros nos transportó Raju nuestro amigo sij! Y si quieren una ‘base de operaciones’ podría ser, como nos dijo un amigo español “corna place”, que finalmente supimos que era Connaught Place, una plazoleta o circus lleno de buenos restaurantes y tiendas.

qutub

Qutub Minar

Islamismo en delhi

Jama Masjid

Rickshaw

Raju, nuestro amigo Sij, en su rickshaw

IMG_3601

Tumba de Humayun

Lotus temple

Lotus Temple

Gurudwara 2

Gurudwara Bangla Sahib

Desde Delhi podrán hacer un paseo de un día, en tren o taxi, hasta el Taj Mahal, el famoso monumento de amor que hizo construir el emperador mugol Shah Jahan para que fuera la tumba de su esposa favorita, Mumtaz Mahal. Su belleza y nivel de detalle son inexplicables. Merecido título de maravilla del mundo. Todas las paredes en el interior están recubiertas en mármol y las florecitas que las adornan son hechas en coral y al alumbrarlas ¡resplandecen! Algo mágico.

Taj Mahal

Taj Mahal

Si van a la India, por supuesto, no pueden dejar de lado a ¡Rajastán! Esta región es casa de todos los palacios y propiedades de los antiguos maharajas o reyes y todo es lleno de ¡color y opulencia! En Udaipur, la ciudad de los lagos, podrán visitar el palacio de la ciudad y todos los que quedan en el Lago Pichola,  se sentirán como en un cuento de hadas ¡se los aseguro! Eso sí sin dejar de lado el caos que aplica para todas la ciudades, pero a estas alturas del paseo nada les sorprenderá, por ejemplo, cuando vayan pasando por el Templo Jagdish ¡que es hermoso! verán los micos colgados de los cables de la luz y las vacas sagradas en las calles ¡ja ja ja!

Udaipur

Udaipur, ciudad de los lagos

Udaipur Panorámica

Lago Pichola

Vaca Udaipur

Vacas en las calles de Udaipur

Templo Udaipur Viejitas

Templo Jagdish

Templo Udaipur

Templo Jagdish

 

Desde Udaipur hay excursiones (o taxis) de un día para ir al Templo Jainista de Ranakpur ¡que tiene más de 1.400 columnas, todas en mármol, y ninguna igual a otra!  Y sin temor a equivocarme ¡también le daría el título de maravilla del mundo! La definición y perfección de cada una de estas columnas lo hacen “del otro mundo”. Y  también en ese mismo paseo de un día podrán visitar Kumbahlgarh, la segunda muralla en pie más larga.

Ranakpur

Templo Jainista de Ranakpur

Kumbhalgarh 1

Kumbahlgarh

En esta salida al campo se da uno cuenta que en la India rural, aún se vive como lo hacían hace muchos años atrás, las mujeres cargan grandes jarros de agua en sus cabezas y los hombres que pastorean van recogiendo, no del piso si no desde la fuente, la boñiga de sus vacas o búfalos, o de lo que se mueva, para utilizarlos como combustible o en construcción de sus viviendas.

Imagen en el campo

India rural

De vuelta a Udaipur podrán descansar un tiempo o un día más y seguir su recorrido, como lo hicimos nosotros a Jodhpur, la ciudad azul, para visitar el Fuerte de Mehrangarh. A esta ciudad llegamos en un bus, que supuestamente era directo, por lo que pagamos un poco más ¡pero caímos en la trampa! Paró en cada uno de las ciudades, pueblos, veredas, sub veredas, caseríos y chozas que se puedan imaginar… creo que las conté todas y cada una pues en mi barriga por ese entonces hacía estragos el Delhi belly… averigüen y ¡entenderán lo largas que fueron esas 6 horas!

Bus

Interminables horas en Bus

En Jodhpur podrán perderse por sus caóticas callecitas hasta llegar a la torre del reloj que probablemente estará rodeada de ¡más vacas sagradas! De las que una casi embiste a Melu ¡ja ja ja! Todas estas calles parecían un escenario de película tan llenas de color y alegría. Por último, algo muy recomendado en Jodhpur es sentarse en alguna de las terrazas de los restaurantes y cafés a admirar la belleza del fuerte ¡quedarán enamorados de esta pequeña ciudad!

Vacas Jodhpur

Vacas en la Torre del Reloj en Jodhpur

Mercado de Jodhpur

Plaza de la Torre del Reloj en Jodhpur

Merengarah Johdpur

Terraza con el Fuerte de Mehrangarh de fondo en Jodhpur

Nuestra última parada, después de un recorrido en tren ¡que no puede faltar! (recomendación: si compran tiquetes en tren que sea en primera clase, cuestan un poco más de rupias pero irán muy cómodos y si no ¡irán como en las películas que no tendrán cómo respirar¡) fue Jaipur, la ciudad rosada, que está llena de maravillas como el Fuerte de Amber, el Hawa Mahal y el Jal Mahal ¡espectacular! Cada una de sus calles, palacios y construcciones la hacen mágica, eso sí, también de extremos entre la opulencia y la pobreza y todo rodeado de ese ¡caos funcional!

Tren Melu

Tren de Jodhpur a Jaipur

Hawa Mahal melu

Hawa Mahal

En el Fuerte de Amber, que es una belleza, se nos rompió un poco el corazón, esto porque utilizan los elefantes para cargar a los turistas, a pesar de que se ven preciosos con sus mandalas de colores en sus caras y en sus trompas, nos contaron algunos locales que no son bien tratados y que trabajan muy duro diariamente y, fue por esto nosotros decidimos no montarnos… espero que ustedes tampoco.

Elefante Amer Fort

Elefantes en el Fuerte de Amber

Si quieren lugares más calmados, en Rajastán, también están Pushkar y Jaisalmer, que aunque no los visité, nos contaron que son lugares llenos de encanto. Si por el contrario quieren playa y diversión Goa y las demás playas de la India ¡son el lugar perfecto!

IMG_2968

Playa de Vagator en Goa

En todo caso vayan  donde vayan se darán cuenta que después de ver y vivir tantas experiencias en este país, buenas y no tan buenas, lo terminarán amando tanto como nosotros pues en la India “(…) todo lo que parece real no es real y todo lo que no parece real es real (…)” (Moravia, 2007; 22).

Melu and me

#BestTravelBuddies

PD. Las fotos algunas fueron tomadas por Manuela Restrepo y otras por mí.

Aerolínea lowcost recomendada en la India: IndiGo

Cadenas de hostales que encontramos en diferentes ciudades que nos gustaron: Zostel y The Moustache

3 pensamientos en “La India ¡el caos funcional!

  1. Javi: Delicioso comentario de viaje como todos los tuyos¡¡ lo gocé mucho¡¡¡

    Muy adecuadas las citas de Moravia y muy bonitas las fotos¡¡
    felicitaciones por ser tan buen cronista¡¡
    Un abrazo fuerte¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s