Aire, tierra y mar hasta llegar a Capurganá

Por Mariana Orozco Blanco

Desde hace 5 años, cuando un amigo estadounidense, que conocí en el Amazonas, me habló de Capurganá y Sapzurro, tenía la idea de visitar estos lugares. Era tanto el entusiasmo con el que hablaba de ellos, que me contagió su pasión y desde entonces había buscado la oportunidad perfecta para ir. Finalmente, en semana santa convencí a Mafe, mi amiga de toda la vida, de irnos hasta allá por un par de días.

La misión no era nada fácil. Capurganá es uno de los sitios más recónditos de Colombia, Sapzurro queda justo en la frontera con Panamá, ambos sobre el Golfo de Urabá. Zona que, debido a los años de guerra en nuestro país, quedó parcialmente aislada. De hecho fue algo vergonzoso para mí cuando un extranjero me habló de ellos, porque a mis 24 años nunca los había oído nombrar. Además, de que sería toda una Aventura llegar hasta allá, Mafe no es de este tipo de viajes, la verdad es que ni siquiera entiendo cómo aceptó que nos fuéramos en las condiciones que les voy a contar.

Capurganá 1

Rutas del Golfo de Urabá

De todas las posibles rutas, la menos costosa que encontré fue volar hasta Montería y de ahí tomar un bus o una van hasta Necoclí y luego una lancha rápida. Ese, en todo caso era el plan, pero justo antes de ir a la Terminal de Montería a buscar la van, nos recomendaron que en vez de ir a Necoclí, mejor llegáramos a Turbo porque desde allí las lanchas salían más frecuentemente. Llamamos a uno de los operadores de lanchas y nos aseguró que hasta las 3 pm habían salidas hacia Capurganá.

Desde Montería la empresa Sotracor (o Sociedad Transportadora de Corronchos, como bromean los cordobeses), ofrece salidas aproximadamente cada hora. El trayecto hasta Turbo dura unas 3 horas y media y en van el pasaje cuesta 45 mil pesos. Ojo, si creen que por ser una van pequeña, va a ser un servicio “express” bájense de esa nube. La ingenua de Mafe antes de comprar nuestros pasajes le preguntaba insistentemente que si la van no paraba en ningún lado, a lo que los vendedores le respondían que no, que no se preocupara, pero bastaba verles la cara  para notar que mentían descaradamente. El caso es que la dichosa van paró en cuanto palo e’ mango había en el camino a recoger pasajeros y llenaron el vehículo hasta que no cupo un alfiler.

Capurganá 2

Counter de Sotracor en la Terminal de Montería

En mi caso por ejemplo, me ofrecí muy animadamente, a irme en el puesto al lado del conductor pensando que estaría mucho más cómoda. Como podrán imaginarse la dicha me duró poco y me tocó compartir el puesto con otra niña, por lo que tuve que quitarme el cinturón de seguridad y apostarle a las habilidades del Señor Conductor, quien además, no dejaba de hablar por celular. Fue en ese momento cuando me di cuenta que el velocímetro de la van ¡no funcionaba! Les confieso que, a pesar de haber hecho muchas cosas arriesgadas en la vida, en ese momento me sentí bastante vulnerable. Lo más chistoso es que el conductor me dio su número en caso de que nos quisiéramos regresar con él… ¡jajaja!

Llegamos a Turbo sanas y salvas y, lo primero fue llamar a nuestro contacto para la lancha, y ¡oh sorpresa! Después de la 1 pm no saldrían más lanchas desde Turbo ¡Crisis! Intentamos buscar otras empresas pero nada. Mafe sugirió que nos devolviéramos a Necoclí a ver si desde allá conseguíamos, pero no sabíamos qué hacer. Fuimos hasta un hotel a preguntar y la recepcionista nos dijo que probablemente desde Necoclí todavía salían, porque era más cerca así que decidimos regresar. El pasaje esta vez nos costó 8 mil pesos también en van. Lo único bueno de seguir hasta Turbo, es que a la salida de Necoclí se puede ver la tierra que el futbolista Juan Guillermo Cuadrado le regaló a sus abuelos, quienes de manera muy creativa montaron un negocio que se llama “El Kiosco de los abuelos de Cuadrado”.

Si viven en Medellín, es posible que lo mejor sea ir hasta Turbo y de ahí tomar la lancha, pero tengan en cuenta nuestra experiencia, y también que el recorrido en lancha es más largo desde Turbo.

En el camino, Mafe llamó a otro contacto de las lanchas en Necoclí y nos dijo que llegáramos hasta el muelle turístico que todavía salían lanchas. Llegamos y ya estaban abordando la ultima lancha. Nos dijeron que esperáramos a que contaran los pasajeros a ver si quedaban algunos puestos libres y, que si no, tendríamos que esperar hasta la mañana siguiente. Ya teníamos muy pocas esperanzas de llegar esa misma tarde a Capurganá cuando… ¡llegó una lancha más grande, con capacidad para más pasajeros!

Capurganá 3

Comercializadora Marítima

Mafe y yo no lo podíamos creer pero coincidíamos que después de tantos infortunios ya era hora de que la vida nos sonriera. Cada trayecto en lancha cuesta 70 mil pesos con la empresa El Caribe S.A.S. Lo mejor es que compren ida y regreso juntos. Además de eso, hay que pagar una tasa portuaria de $2.500 pesos, tanto de ida como de vuelta.

Capurganá 4

Muelle turístico de Necoclí

El viaje dura 1 hora y media. Recomendación: aléjense lo que más puedan del frente de la lancha y si no les gusta mojarse, intenten ubicarse hacia el centro. El recorrido es bastante tortuoso y te lleva a imaginarte todas las maneras posibles de morir en una lancha rápida, incluso a concluir que entre más pequeña la lancha, mejor porque hay menos cosas que puedan matarte. Si, ¡de ese tamaño es el asunto! El mar se mueve de una manera que yo nunca había visto, incluso en una lancha de 70 pasajeros se sienten las feroces arremetidas de las olas. Así que si usted sufre de la espalda, busque otro destino porque las probabilidades de que se la lastime son bastante altas.

Capurganá 5

Lancha desde Necoclí

A las 4:45 pm pisamos la tierra firme de Capurganá. Lo primero que hicimos fue ir a confirmar el día y hora de regreso. Para esto, no les entregan ningún papel, solo les toman el nombre y con eso es suficiente para viajar… ni siquiera es necesario mostrar la cédula. Después de resolver esto, fuimos a buscar nuestro hostal, “La Bohemia”. Debo admitir que me sorprendí mucho con la cantidad de sitios para alojarse. Cuando uno busca por internet no parecía que hubiesen tantas opciones, o tal vez buscamos muy por encima.

Capurganá 6

Calles de Capurganá

Nosotras escogimos “La Bohemia” porque entre estas, era la menos costosa, y porque a mí la verdad me encantan esos hostales en donde, como dice Mafe, hay que pasar trabajo. No se trata de ningún espíritu masoquista sino que en esos lugares he conocido a las personas más maravillosas e interesantes del mundo.

Capurganá 7

Llegada al muelle de Capurganá

A decir verdad, con este siento que se me pasó un poco la mano, en especial porque Mafe, como les dije, no está acostumbrada a viajar así. “La Bohemia” es una cabaña de madera, construida en medio de la selva. Nosotras teníamos una habitación privada con baño compartido, pero obviamente no había ni ventilador, o bueno sí había uno, muy pequeñito, que no pudimos utilizar porque durante toda nuestra estadía, pudimos disfrutar a lo mucho unas 4 horas de energía eléctrica.

En fin, para no extenderme, si son de los que viajan solos, con ganas de conocer gente, y no les importa mucho la comodidad, La Bohemia es súper recomendado. Además , quienes atienden a los huéspedes son personas muy amigables. Si prefieren algo más lujoso (dentro de lo que se puede conseguir en Capurganá), tuve la oportunidad de ver el Hostal El Geko, que me pareció estaba bastante bien y el Hostal Luz de Oriente que queda justo frente al muelle. Y si no van en temporada alta, como nosotras, pueden incluso simplemente llegar y acomodarse donde mejor les parezca, hay muchas opciones.

Capurganá 8

La Bohemia

Capurganá 9

Hostal-Restaurante Luz de Oriente

Ahora bien, ¿qué hacer en Capurganá? Lo obligado es ir hasta Sapzurro y La Miel. Esta última ya es territorio Panameño, por lo que deben llevar su cédula. Para esto tienen la opción de hacerlo en lancha o a pie. Yo les recomiendo que si no son flojos para caminar, lo hagan de esta forma, ya que es la mejor para observar la naturaleza selvática de esta región y no perderse la cima desde donde se pueden ver al tiempo las bahías de Capurganá y La Miel. También pueden cruzar la frontera a pie y ¿por qué no? tomarse una foto con el “Bienvenido a Panamá”.

La caminata hasta la cima es de unos 45 minutos, luego 30 más de bajada hasta Sapzurro y unos 20 más otra vez de subida hasta La Miel.

Capurganá 10

Camino entre Capurganá y Sapzurro.

A unos pocos metros de llegar a la cima, encontrarán al simpático señor de la foto, quien dice ser el dueño del lote por donde pasa el camino y pide una ayuda de 2 mil pesos para su mantenimiento, en un parador al que él llama El Descanso. Además, de eso vende agua fría y jugos, lo que después de 40 minutos caminando les caerá muy bien.

Capurganá 11


Venta de jugos en El Descanso

Capurganá 12

El Descanso

A unos 8 minutos más de camino, llegan al Mirador y es aquí donde pueden apreciar la Bahía de Sapzurro y la de La Miel. Ojalá tengan mejor suerte que la mía, porque justo cuando íbamos llegando comenzó a llover, así que no pude tomar muchas fotos y, la verdad, no quedan tan bonitas con el cielo nublado, pero bueno al fin y al cabo, estábamos en plena selva tropical, las horas de cielo despejado, en especial en abril son un lujo.

Capurganá 13

Vista de La Miel desde el Mirador

Capurganá 14

Vista de Sapzurro desde el Mirador

Después del Mirador, el camino es todo en decenso, y como empezó a llover, Mafe y yo prácticamente nos deslizábamos en el barro, porque a lo que hacíamos no se le puede llamar caminar. Luego de 30 minutos de resbalar, llegamos a las hermosas playas de Sapzurro, en donde nos limpiamos todo el barro y descansamos antes de continuar hacia La Miel.

Capurganá 15

Playa a la llegada de Sapzurro

Si en Sapzurro sienten que ya no pueden más, pueden pedirle a los lancheros que los lleven hasta La Miel, que le cobrarán 10 mil por persona, aunque desde ahí se demoran 20 minutos caminando, por unas escaleras.

Para seguir a La Miel, van por la calle principal de Sapzurro hasta que encuentran una droguería “Divina” (como nos explicó quien nos dio las indicaciones). Allí cruzan a la izquierda y están en camino hasta La Miel. Otra cosa que deben hacer en Sapzurro, es ir hasta Cabo Tiburón. Si son seguidores del reality El Desafío, recordarán tal vez que la versión 2005, la grabaron allí. Solo les tomará unos 10 minutos caminando llegar hasta allá.

capurganc3a1-16.jpg

La droguería Divina

Yo les confieso que quedé gratamente sorprendida con Sapzurro. A pesar de no tener el auge y movimiento que se ve en Capurganá, tiene un encanto propio de los pueblos caribeños, con coloridas casas y caminitos pintorescos. La oferta de alojamientos es menor que en Capurganá pero también hay opciones. Eso sí, dudo mucho que la oferta de restaurantes los satisfaga, pero todo va en los gustos.

Capurganá 17

Calles de Sapzurro

Ya saliendo de Sapzurro, la aproximación a La Miel inicialmente es por una escalera, que de entrada asusta mucho, pero no se desanimen que después viene la recompensa.

Capurganá 18

Ascenso hacia la frontera Colombo-Panameña

Al final del ascenso, está el “Bienvenidos a Panamá”. Aquí hay un puesto de control en el que deben mostrar su cédula para que queden registrados. De todas formas, es recomendable que averigüen con personas que vengan bajando o quienes hayan ido en los días inmediatamente anteriores para confirmar que no estén pidiendo pasaportes u otros documentos, que aunque dicen que no es común, puede suceder.

Capurganá 19

Frontera entre Colombia y Panamá

Desde este punto caminan en bajada unos 5 minutos y ya están en La Miel. El pueblo no es tan bonito como Sapzurro, de hecho en mi opinión no es nada bonito, pero las playas compensan esta situación. El agua es infinitamente azul con una arena dorada de ensueño.

Capurganá 20

Descenso a La Miel

Capurganá 21

La Miel

Capurganá 22

Mar de la Miel

Lo que si no es de ensueño es la “montonera” de gente que hay en esta época del año. El mar parece más una piscina pública, pero bueno, al final uno siempre encuentra un buen lugar para acomodarse.

En la playa hay varios lugares en donde ofrecen almuerzos y bebidas tanto suaves como alcohólicas. Si su plan es almorzar ahí, les recomiendo que busquen con tiempo porque con tanta gente, a la 1 de la tarde cuando se nos antojó almorzar a Mafe y a mí, ya no había nada.

Además, en La Miel ¡hay un Duty Free! Eso si, no esperen un Duty Free estilo aeropuerto internacional; este es uno más modesto, con ventiladores en vez de aire acondicionado y con ventas de alcohol más que de otra cosa. Igual si les interesa, los precios que son en dólares, son ligeramente más económicos.

Capurganá 23

Playas de La Miel

Desde La Miel lo mejor es regresar a Capurganá en lancha rápida, porque después de las peripecias de ida, no creo que queden ánimos para el regreso. Entonces deben escoger entre 15 minutos de lancha con ese mar furioso u otras dos horas de subir y bajar en medio de la selva. Si tienen claro que se regresan en lancha, traten de hacerlo no tan tarde para evitar que la marea se ponga peor.

El regreso les cuesta 20 mil, con escala, son 10 hasta Sapzurro y 10 hasta Capurganá.

Capurganá 24

Muelle en La Miel

Capurganá 25

Lanchas esperando pasajeros en La Miel

De regreso a Capurganá decidimos ir a almorzar en la playa, en donde nos enteramos de la trágica muerte del cantante de música vallenata Martín Elías. De todos los equipos de sonido del sector brotaban canciones del difunto.

Aquí aprovecho para hablarles de la gastronomía y de los precios. Si se imaginan que se la van a pasar comiendo pescado barato, pues les digo que sí y no; pescado sí, pero de barato… ¡nada! La bandeja de pescado frito, con arroz, ensalada y patacón no vale menos de 25 mil pesos, dependiendo del tamaño del pez, que considerando que el mar está ahí mismo, es caro. Sin embargo, por el tamaño del pescado pueden comer perfectamente dos personas.

Capurganá 26

Bandeja de pescado

Para desayunar hay varios sitios y los precios varían desde los 8 mil hasta los 15 mil pesos más o menos y para cenar depende de lo que les provoque pero hay opciones desde 12 mil pesos, hasta 25 o 30. Los sitios más agradables son los que se ubican frente al muelle turístico.

Al regreso, deben presentarse en el sitio donde confirmaron su hora de salida, una hora antes para apuntarse en la lista. Es un sistema bastante desordenado pero a ellos les funciona. Nuevamente pagan los 2 mil pesos de tasa de turismo. Esta vez nos tocó en una lancha mucho más pequeña y para rematar, en mi caso, en primera fila. Al final sentí como si me hubieran cogido el cuerpo a palazos. Ya en Necoclí pueden tomar buses o vans hacia Montería o Medellín. Esta vez nos decidimos por un bus en el que el pasaje costó 30 mil en vez de 45 mil y la verdad el tiempo fue exactamente el mismo.

Por ultimo les dejo otro dato, en caso de que tengan más tiempo que nosotras en Capurganá. Además, de la visita hasta Sapzurro y La Miel, hay otro plan que es ir a El Cielo, en donde nos contaron que hay unas cascadas muy bonitas. Los “Trasmiburros”, como atrevidamente bauticé al vehículo que se ve en la foto, prestan el servicio de transporte hasta allá, la cual puede ser una manera interesante de viajar. Eso sí, cuando lo hagan, no dejen de contarnos cómo les fue.

Capurganá 27

Trasmiburro

Capurganá 28

Mapa en La Bohemia de la ruta hacia Sapzurro y hacia El Cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s