Croacia está de moda

Por Mariana Orozco Blanco

¡Y no es para menos! Las más de mil islas en el Mar Adriático, el encanto de Dubrovnik y su fascinante historia garantizan una experiencia inolvidable en el destino turístico más “cool” de Europa.

Croacia empezó a aparecer en los radares de los viajeros europeos en 2013, cuando el país se hizo miembro de Unión Europea y con la eliminación del requisito de visa para colombianos, ahora también se encuentra en los nuestros y es un destino que definitivamente no debemos pasar por alto.

Empecemos con uno de los hechos que más ha contribuido a la popularidad de Croacia en los últimos años: Si usted es un fanático de Game of Thrones, probablemente sepa que Kings Landing queda en Dubrovnik – Croacia, o mejor dicho, es la locación para las escenas de la capital de Westeros, por ser uno de los centros medievales mejor conservados, declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

foto-1

Vista del casco antiguo de Dubrovnik

 

foto-2

Vista de King’s Landing en la 5ta temporada

Dubrovnik se encuentra en la región de Dalmacia, que comprende la costa del país sobre el Adriático, y si el nombre de Dalmacia le recordó a la fantástica historia de los 101 dálmatas, pues se debe a que esta raza es originaria de esta región, en donde eran símbolo de estatus para la nobleza.

El monumento más visitado son las majestuosas murallas del casco histórico, que en su mayoría fueron construidas durante la Edad Media y han protegido Dubrovnik durante cientos de años, incluso durante la Guerra de los Balcanes a inicios de los 90. Las murallas tienen 1.940 metros de longitud, se recorren en unas dos horas y reciben casi un millón de visitantes al año. El 16 de Julio del 2016 se rompió el record del número de visitantes en un día, cuando se vendieron 9.078 entradas ¡Así es! Casi 10 mil visitas en un día. Estas entradas cuestan 120 Kunas Croatas (HRK), pero si son estudiantes y tienen su ID pagan solo 30 HRK.

¡Ah! Muy importante, solo reciben kunas, así que es necesario que cambien algunos Euros a la moneda local al llegar. Si visitan la ciudad en verano, mi recomendación es la obvia: vayan al atardecer para que no se vayan a cocinar bajo el ardiente sol (como yo) y para que puedan capturar algunas fotos con esa luz ¡salen perfectas!

foto-3

Muralla de Dubrovnik

Ya en el corazón de la ciudad vieja, dentro de las murallas, pasan muchas cosas: restaurantes, bares, cafés, hostales, hoteles y comercio de alto nivel. La parte más baja es la calle principal, llamada Stradun que divide en dos la ciudad vieja. A un lado y al otro de esta calle se despliega un sinfín de escaleras que conectan todas las casas y callejones para ir descubriendo cada lugar.  Es realmente fascinante y no apto para perezosos, para llegar a la recepción de mi hostal diariamente tenía que subir y bajar ¡más de 300 escalones!

foto-4

Stradun

foto-5

Escaleras de Dubrovnik

La ciudad vieja tiene dos entradas o puertas, la principal que se encuentra en una de las cabeceras del Stradun, por la cual ingresa el mayor número de personas se llama Gradska vrata od Pila. Allí se concentran una gran cantidad de operadores de day-tours o walking-tours, tanto dentro como fuera de las murallas.

foto-6

Gradska vrata od Pila

La otra entrada se llama Gradska vrata Od Ploča, no es tan concurrida pero es la recomendada por los hoteles y hostales que están en el costado norte de la Stradun, ya que no hay que subir tantas escaleras para llegar.

Otro de los encantos de esta ciudad, es el puerto. Aquí zarpan y atracan botes pequeños, lanchas en su mayoría que ofrecen pequeños recorridos por la costa de la región de Dalmacia. El sitio también se llena de artistas profesionales o aficionados, que se sientan en las bancas frente al agua a inmortalizar el panorama y, de bañistas en busca de un refrescante chapuzón en el mar.

foto-7

Puerto de Dubrovnik

Sin embargo, el sitio favorito de los bañistas son las playas. La más cercana al centro amurallado es Banje Beach, que por los días de verano ya se imaginarán cómo se pone. La foto que les maestro debajo, la tome a mediados de Septiembre y todavía era difícil encontrar un buen punto para acomodarnos. La mayor parte de la playa es pública y se puede entrar sin ningún costo. Para quien desee estar un poco más cómodo puede entrar a un restaurante-bar en donde muy probablemente le acomodarán asoleadoras y sillas. Este también es un interesante lugar para visitar en la noche, ya que se puede ver el centro histórico iluminado.

foto-8

Banje Beach

foto-9

Restaurante en Banje Beach

Después de la playa, la siguiente parada recomendada es ir a uno de los bares sobre la costa sur de Dubrovnik a ver la puesta del sol. Si quieren tener un lugar privilegiado tendrán que llegar muy temprano porque los sitios se abarrotan de turistas.  Dos de los más famosos son el Bard Mala Buza y el Buza Bar. Aquí pueden comprar algo de tomar, pero será bastante más costoso que en los supermercados de la ciudad. Si no consumen, no pasa nada, solo se ganarán una fea mirada de los bar-tenders.

foto-10

Atardecer en Bard Mala Buza

Otro plan interesante es subir hasta Srd Hill, una montaña que se eleva 412 metros a espaldas de la ciudad amurallada. Antiguamente en Srd Hill había un bosque de robles que en croata se conoce como Dubrava, palabra de la cual la ciudad toma su nombre. El bosque se fue extinguiendo durante los diferentes conflictos bélicos vividos en la región. En la cima se encuentra el antiguo Fuerte Imperial, construido entre 1806 y 1816 y un café-mirador construido recientemente. A este lugar se puede llegar de dos maneras: la fácil o la difícil. La fácil es tomar el cable, que cuesta 120 HRK por ambos trayectos y se pueden comprar previamente por internet. La difícil es realizar la subida a pie, en un recorrido de más o menos 1 hora y 40 minutos.

Yo, con lo atlética que me creo, me le medí a subir a pié y estuve a punto de desfallecer en el intento. Lo único que me mantuvo andando fue Jasmin, una jovencita alemana que con un físico de adolescente (¡tenía  18 añitos!) hería mi orgullo de pre-treintañera y me obligada a continuar subiendo a paso rápido. Todavía no sé si le agradezco o no a Jasmin la motivación, pero lo cierto es que al cabo de hora y media estabamos en la cima tomando fotos de las espectaculares vistas de Dubrovnik y la costa Adriática.

foto-13

Camino a Srd Hill

foto-14

Vista de la ciudad y del Adriático desde Srd Hill

Si cuentan con tiempo, hay muchas otras actividades que pueden hacer durante su estadía en Dubrovnik, ya que es un punto central para excursiones de un día que van a diferentes islas de Croacia e incluso a Mostar en Bosnia y a Montenegro. Yo a pesar de las muchas ganas que tenía de ir a esos sitios, decidí irme a Split, en parte porque los colombianos necesitamos visa para ir a Bosnia y en parte porque en mi cabeza había diseñado el recorrido de esa manera.

Split es la segunda ciudad más turística de Croacia y se encuentra a 4 horas de camino desde Dubrovnik. El pasaje de bus cuesta entre 15 y 18 Euros, y puede comprarse por internet a través de www.getbybus.com. Es un recorrido bastante agradable ya que pueden disfrutarse vistas espectaculares del Adriático y de los canales de agua que nacen hacia el interior del país.

foto-15

Lago en el recorrido Dubrovnik-Split.

La ciudad vieja de Split también es considerada Patrimonio de la UNESCO desde 1979. Se origina porque el emperador romano Diocleciano estableció su casa de descanso, conocida como Palacio de Diocleciano en este lugar, y alrededor de él se fue desarrollando la población. Las ruinas de palacio es una de las visitas más populares en el casco antiguo.

foto-16

Palacio de Diocleciano

A diferencia de Dubrovnik, el casco antiguo de Split tiene varios accesos. Desde el este, se accede por la calle Stari pazar, o Ulica Stari pazar en Crotaa,  que para mí es la entrada más animada, con un mercado callejero de ropa y un mercado de vegetales llamado Green Market Pazar.

foto-17

Entrada Este a la ciudad antigua.

foto-18

Green Market Pazar.

Esta entrada comunica directamente con la Catedral de San Domnius o San Duje, en donde anteriormente se encontraba el mausoleo del emperador Diocleciano. La estructura es un octágono, rodeado por un pórtico de 24 pilares que se conecta con el Palacio.

foto-19

Catedral de San Domnius

Desde el sur, se accede por la Puerta Brass o por la Plaza Braće Radić. La Puerta Brass hace parte de la estructura del Palacio Diocleciano y funciona como un pasaje comercial cubierto que llega directamente al patio central del edificio. La Plaza Braće Radić o Trg Braće Radić, se abre paso desde el paseo marítimo que rodea la costa (del cual les hablaré más adelante) y entrega a otra plaza llamada Voćni Trg, también rodeada de antiguos palacios que hoy naturalmente funcionan como cafés, bares y restaurantes.

foto-20

Voćni Trg

Desde el norte, se accede por la Puerta de Oro o Zlatna vrata, que aunque no es de oro, es la entrada más importante e imponente. Es el único acceso que hace parte del sistema de murallas de defensa de la ciudad que alguna vez existió. Por esta puerta solo podían pasar el emperador y su familia.

foto-21

Puerta de Oro

Cerca de ella está un monumento al Obispo Gregorio de Nin, quien durante el medioevo, fue un opositor del Papa e introdujo la lengua nacional croata al servicio religioso, el cual solo se permitía en latín, lo que hizo que el cristianismo tomara mucha fuerza en el país. Si son supersticiosos, entonces no dejen de frotar los dedos del pie de la estatua, ya que se dice que hacerlo trae buena suerte

foto-22

Estatua de Gregorio de Nin

En el centro de la ciudad vieja, está la Narodni Trg que es una plaza o “Pjaca” en croata que fue la primera parte habitada de la ciudad fuera del Palacio Diocleciano. Aquí se encontraba el Ayuntamiento que hoy funciona como salón de exposiciones. Los otros eran los palacios de familias nobles y una de las bibliotecas más antiguas del mundo.

foto-23

Pjaca

Hacia el este de la ciudad antigua, se encuentra la Plaza de la República o Trg Republik, una plaza más moderna que a su alrededor tiene edificaciones renacentistas del siglo IXX, conocidas como el “Prokurative” ya que el diseño de la plaza está muy influenciada por la arquitectura italiana y tiene un parecido con la Plaza San Marcos en Venecia. Este espacio es el escenario de muchos eventos culturales y festivales de música de la ciudad.

foto-24

Trg Republik

El Prokurative está dividido de la ciudad antigua por la Calle Marmontova o Marmontova Ulica, que es donde se concentra el comercio más exclusivo de Split, con tiendas como Zara, Tommy Hilfiger, Massimo Dutti entre otras y de manera contrastante, es también aquí donde se encuentra el Mercado Popular Ribarnica.

foto-25

Marmontova Ulica

foto-26

Mercado Ribarnica.

La calle Marmontova, remata en uno de los paisajes más bonitos de Split, el Riva Waterfront, un espacio público sobre el puerto, con espacios comerciales y culturales muy agradables. La primera vez que caminé por allí, estaba un grupo de mariachis cantando “Cielito Lindo”. Mi recomendación es que traten de ir a la hora de la puesta de sol, es ¡alucinante!

foto-27

Riva Waterfront durante una puesta de sol en Septiembre

Si se continúa caminando hacia el oeste, siempre bordeando la costa, se llega al Obala Kneza Branimira, que es un puerto más moderno y exclusivo. Se pueden ver los lujosos yates privados y caros restaurantes. En el piso también se observan placas conmemorativas de los atletas que han sido medallistas olímpicos del país.

foto-29

Obala Kneza Branimira

foto-30

Placa conmemorativa a Durdica Bjedov, medallista olímpica en México, 1968.

Al igual que en Dubrovnik, desde Split salen muchas excursiones de 1 día o varios, sobre todo hacia las islas. Yo me decidí por tomar una de 1 día en el que se visitan 5 islas incluida Hvar (una de las más populares) y la Blue Cave. Hay varias compañías que ofrecen estos tours, yo les recomendaría buscar por Viator o GetYourGuide y ver cual se ajusta a sus preferencias y a su presupuesto. Decidan lo que decidan, deben intentar incluir la Blue Cave en su itinerario, que aunque no es tan grande como la Grotta Azurra de Capri en Italia, tiene mucha menos gente, lo que la hace más agradable de visitar.

foto-31

Blue Cave

Los amantes de las fiestas sabrán que Split es donde se realiza el festival de música electrónica Ultra Europe, algo que la ha ubicado en el radar de todos los fiesteros de Europa y el mundo, sobre todo durante el verano, así que si lo que quieren es bailar hasta que el cuerpo aguante, Croacia también es el destino perfecto.

Como ven, este país lo tiene todo para ser el destino top de Europa: cultura, paisajes, playas y fiestas, ¡ah! y una recomendación final, no dejen de probar la pastelería Croata. Influenciada por sus vecinas Grecia e Italia, ofrece hojaldres de queso y espinaca (mi favorito), salchicha, carne entre otros. Esta es una opción perfecta para desayunar o para merendar a muy buen precio.

foto-32

Pastelería en Split

foto-33

Mi delicioso pastel de queso con espinaca

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s