De viajera a turista en Curitiba

Por Mariana Orozco Blanco

Alguien alguna vez me dijo: “Brasil es Río de Janeiro”. Con su Carnaval, Ipanema, Copacabana, Pan de Azúcar y el Corcovado, Río es el destino brasileño por excelencia y ¡tiene todos los motivos para serlo! Es allí donde se puede apreciar, de primera mano, el resultado de las interesantes mezclas raciales de Brasil y el derroche de cultura y folclor que de ellas resultaron. Sin embargo, esa fijación por Río como insignia del país de la samba y la caipirinha, hace que otras maravillas que ofrece el país pasen desapercibidas.

Esta vez, mis insaciables ganas de viajar me llevaron al Sur, la región con más desarrollo económico de Brasil, así fue como llegué a Curitiba.

C3

Curitiba desde la Torre Panorámica

Considerada mundialmente como “la ciudad modelo”, Curitiba es famosa por la excelente calidad de vida que brinda a sus habitantes, su planeación urbana, sus áreas verdes y por ser pionera en el sistema de autobuses urbanos, características que, sumado a sus excelentes indicadores económicos, la hacen la ciudad más importante de la región sur.

Para recorrer los lugares más interesantes de esta ciudad, de casi 2 millones de habitantes, se necesitan al menos 3 días porque abundan los parques, monumentos y museos. La forma más práctica de movilizarse es la Linha Turismo, un bus de dos pisos al mejor estilo europeo, que recorre todos los lugares importantes. En total son 24 posibles paradas y en cualquiera de ellas usted podrá comprar el tiquete y tomar el bus que pasa cada media hora entre las 9:00 am y las 8:00 pm (el último bus sale de la plaza principal a las 5:30 pm y hace el recorrido que dura 2 horas y media).

Curitiba 1

Plano del recorrido de la Línea de Turismo

El tiquete cuesta 30 reales y le dará derecho a 5 paradas incluyendo la primera, es decir, se pueden hacer 4 paradas más. Son muy pocas paradas a las que da acceso el tiquete y si uno tiene intenciones de ir a más de 6 o 7 puntos, es necesario comprar 2, porque las distancias entre uno y otro no son caminables, a excepción de los que están en el centro. Mis paradas recomendadas son: Parque Barigui, Jardín Botánico, Museo Oscar Niemeyer, Ópera de Arame, Parque Tanguá y Santa Felicidade. El centro histórico, incluyendo la Plaza Tiradentes, la Rua das Flores y la Rua 24 Horas, se pueden recorrer a pie en más o menos dos horas, por lo que no es necesario destinar una de las paradas a este punto, a menos que se esté alojando lejos de él.

Sí, yo sé que subirse a un bus de dos pisos exclusivo para turistas suena poco atractivo, sobre todo para quienes, como yo, les gusta integrarse más con el lugar visitado, pasar más trabajo y catalogarse como “viajeros” en vez de “turistas”. Pero la verdad es que en una ciudad tan grande como Curitiba, utilizar esta opción, diseñada específicamente para esto es mejor y más eficiente que llegar a familiarizarse con todo el sistema de transporte ‘curitibano’ y, además, le saldrá más económico y le rendirá más el tiempo. Mi consejo: haga como yo, admita su condición de turista y disfrute del paseo en el llamativo bus de dos pisos color verde.

C 2

Buses de la Linha Turismo

Mi hostal estaba cerca de la Torre Panorámica, por lo que para comenzar decidí caminar hasta allá en compañía de Sven, un alemán que hacía su primer viaje de mochilero y, quien como yo, estuvo contento de no irse a deambular por la ciudad en ‘modo champiñón’.

La Torre Panorámica tiene 109,5 metros de altura y ofrece una visual de 360 grados de la ciudad. Lo malo es que toca verlo a través de un vidrio. El ingreso cuesta 3,50 reales y varios brasileros me dijeron que lo recomendable es ir a ver el atardecer, aunque yo no lo hice. Es una visita que no le tomará más de 15 minutos.

Después de bajar de la torre Sven y yo observamos el mapa y vimos que no estábamos muy alejados del Parque Barigui. Como no teníamos afán, decidimos seguir caminando y, después de unos 40 minutos y de perdernos un par de veces, llegamos a nuestro destino. Fue así como aprendimos que a pesar de que las cosas parezcan estar cerca en el mapa, caminando la historia es otra.

El Parque Barigui es el parque favorito de los ‘curitibanos’ para salir a trotar o practicar otros deportes al aire libre. Fue creado en 1972 para preservar las especies nativas del Río Barigui y tiene un área total de 1,4 km2. Lo que más me llamó la atención fue la presencia de chigüiros -que allá se llaman Capivaras– en el lago. Estos animales y otras especies de aves y mamíferos, permanecen apacibles dentro y fuera del agua sin molestar a nadie, pero mucho cuidado, cuando estén caminando cerca del lago, fíjense bien donde pone el pie porque pueden terminar “metiendo la pata” en excremento.

C 4

Parque Barigui.  A la izquierda, un chigüiro a la orilla del lago.

Luego de quedar maravillados por la belleza del parque, buscamos la estación de la Linha Turismo y esperamos el bus. Nuestra siguiente parada era el Jardín Botánico, la atracción turística número 1 de la ciudad. El recorrido nos tomó más o menos una hora, en la que aprovechamos para observar desde el bus el sector histórico y otras atracciones que quedaban en el camino.

El Jardín Botánico de Curitiba es un parque de 240.000 m2 y fue creado al estilo de los Jardines Franceses. El invernadero principal por su parte, fue diseñado en estructura metálica al estilo art-nouveau buscando asemejarse al Crystal Palace de Londres del siglo XIX. En su interior se conservan especies de plantas propias de los trópicos. En el parque se encuentran también el Museo Botánico y el Museo de Franz Krajcberg, un artista brasilero de ascendencia polaca, comprometido con la causa de conservación del medio ambiente.

C 5

Jardines y al fondo el invernadero Principal


C 6

Crystal Palace en Londres

Cuando salimos del Jardín Botánico eran casi las 6:00 pm y solo quedaban un par de buses más por pasar. Nos subimos con la esperanza de tener tiempo para llegar al Museo Oscar Niemeyer, pero no lo logramos. Dimos el resto del paseo, ya a oscuras, y el conductor tuvo la amabilidad de dejarnos cerca al hostal.

C 7

Paisaje en el Jardín Botánico con edificaciones al fondo

Al día siguiente decidí tomar el Free Walking Tour que promocionaban en el hostal como la mejor manera de conocer el sector histórico de la ciudad. Sentí que por un momento podría quitarme el letrero de ‘turista’ de la cara, porque a pesar de ser un tour, era algo más local y de mayor contacto con lo típico de la ciudad. El Tour opera de lunes a viernes a las 10:00 am y los sábados a las 11:00 am y como su nombre lo dice, no tiene más costo que el de la propina que usted quiera dar. (http://www.curitibafreewalking.com.br).

El punto de encuentro era el Teatro Guaíra, uno de los escenarios más grandes de América Latina ubicado en la Plaza Santos Andrade.

La historia de este teatro inicia en el siglo XIX en el lugar en donde hoy se erige la Biblioteca Pública de Paraná. La inauguración del teatro en el año 1881, con el nombre Teatro São Theodoro en homenaje al fundador de Curitiba, se tuvo que cancelar por el inicio de la Revolución Federalista que se tomó el edificio hasta el 3 de Noviembre de 1900, cuando finalmente se pudo inaugurar con el actual nombre. El Teatro funcionó por 37 años hasta que fue demolido por peligro de derrumbe y sólo hasta 1948 el gobierno tuvo la iniciativa de sacar a concurso el diseño de un nuevo teatro. Curiosamente el proyecto, que en ese concurso quedó de tercer lugar, fue el que finalmente se construyó, debido a que el gobierno siguiente consideró que era más coherente con la intención de modernizar la ciudad y se tomó la decisión de ubicarlo en la Plaza Santos Andrade para darle más espacio.

La construcción inició en 1952 y el 19 de diciembre de 1954 se inauguró un auditorio de capacidad media. En 1970, cuando estaba a punto de culminarse el auditorio principal ¡el edificio se incendió! causando graves daños y postergando su apertura hasta el 12 de diciembre de 1974. En 1975 se incorporó un auditorio más pequeño, reservado para espectáculos locales y de vanguardia y en 1998 se agregó un cuarto auditorio, que aunque no hace parte del predio principal, sí conforma el patrimonio del Teatro Guaíra.

C8

Fachada principal Teatro Guaíra

Del otro lado de la Plaza Santos Andrade se encuentra el campus de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), la universidad más antigua de Brasil. Fue fundada en 1912 como institución privada, pero solo hasta 1915 se terminó la construcción de la primera parte del edificio. En 1920 las directivas se vieron en la necesidad de fracturarla en varias facultades, debido a una ley federal que obligaba al cierre de universidades independientes de los estados, la norma fue emitida por el gobierno durante la recesión económica del país.

Treinta años más tarde, los esfuerzos por unificar nuevamente la universidad dieron fruto y la UFPR se federalizó y pasó a ser una entidad pública gratuita. Sin embargo, durante esos años en los que la Universidad estaba repartida en facultades, el edificio se fue ampliando y modificando hasta llegar a ocupar una cuadra completa y ser uno de los más emblemáticos de Curitiba.

C 9

Universidad Federal de Paraná frente a la Plaza Santos Andrade

En la Plaza Santos Andrade, además de conocer estos dos edificios icónicos, también me enteré de que la Araucaria o Pino Paraná, es el árbol oficial de Curitiba y que existen Araucarias Macho y Araucarias Hembra, que según el guía, se pueden reconocer por la disposición de sus ramas; en las macho las ramas son perpendiculares al tronco y en las hembras están arqueadas hacia arriba. Después investigué un poco al respecto y la verdadera diferencia entre las dos es el tipo de fruto que dan, pero me pareció curioso el dato.

C 10

Araucario (a la izquierda) y Araucaria (a la derecha)

De la Plaza Santos Andrade, el Free Walking Tour los lleva al Paço da Liberdade, ubicado en la Plaza Generoso Marqués. El edificio fue inaugurado en 1916 y fue la sede de la Alcaldía de Curitiba hasta 1969, cuando el gobierno de turno la trasladó al Centro Cívico. Entre 1970 y 1974 se hicieron obras de restauración para luego albergar al Museo Paranaense hasta el 2002. Entre 2002 y 2009 vuelven a hacerse restauraciones durante las que se descubrieron las ruinas del antiguo mercado municipal que funcionaba en el predio sobre el cual fue construido el edificio. Terminados los trabajos, el Paço da Liberdade fue entregado al SESC, una institución brasilera sin ánimo de lucro, fundada en 1940 que financia actividades en pro de la educación, la salud, el entretenimiento y cultura. Desde entonces funciona como centro cultural y fue declarado Patrimonio Histórico Nacional.  La plaza es escenario de diferentes expresiones artísticas.

C 11

Paço da Liberdade sobre la Plaza Generoso Marqués

Atravesando el edificio, se llega al otro lado de la plaza en donde está la escultura de María Lata, inaugurada en 1996 en homenaje a los esclavos y a la población negra en general. Nuestro guía mencionó lo curioso que resultaba que en la ciudad, había una gran cantidad de importantes edificaciones en homenaje a los inmigrantes de distintos orígenes de Europa y que para la población negra traída como esclava, solo existía esta discreta escultura. Yo realmente no puedo dar fe de lo grandioso de las demás obras, porque no fui, pero sí era evidente la importancia que le dan al Bosque Alemán, al Memorial Polonés, al Memorial Árabe, al Ucraniano o el Portal Italiano, mientras que a María Lata no la mencionan ni por equivocación.

C 12

Escultura de María Lata

Luego de atravesar la plaza, el tour continúa a la Rua das Flores o Rua XV de Novembro, una de las calles más populares del centro histórico. Fue la primera vía peatonalizada del país, inaugurada en 1972 y hoy en día es escenario de diferentes actos artísticos y de una álgida actividad comercial.

das flores

Rua das Flores

Fue precisamente en uno de los tantos negocios sobre la Rua das Flores en la que probé “la mejor coxinha de Curitiba”. Una coxinha es pollo desmechado (también puede ser carne de res), cubierto por masa que luego es apanada y freída, se parece un poco a la carimañola colombiana, pero se diferencia en que la masa no es de yuca sino de trigo. Es un aperitivo bastante calórico pero muy popular entre los brasileros y en este lugar en particular, llamado Dois Corações, las coxinhas son apetecidas por su tamaño y por su excelente preparación, por eso tienen fama de ser las mejores de la ciudad.

C 14

Coxinha

Terminando la Rua das Flores, se encuentra el Palacio Avenida, otro de los íconos arquitectónicos de la ciudad. El edificio de 18.000 mfue construido en 1929 por inmigrantes sirio-libaneses para albergar bares y el Cine Avenida, uno de los primeros teatros de Curitiba.  A finales de los 80, el edificio presentaba alto grado de deterioro, por lo que tuvo que ser restaurado y reinaugurado en 1991. Hoy, además de ser uno de los teatros más importantes con capacidad para 250 espectadores, es también sede del banco HSBC y uno de los lugares preferidos para hacer celebraciones navideñas.

C 15

Palacio Avenida

Continuando el recorrido, llegamos a la Plaza Osorio, una de las más arborizadas de la ciudad. En una de las esquinas de la Plaza, se encuentra el Bar Stuart que es reconocido por servir los mejores testículos de toro (cosa que no me detuve a comprobar) y por ser uno de los lugares más frecuentados por el poeta curitibano, de padre polaco, Paulo Leminski. A propósito de su gusto por los bares, les cuento que este poeta murió en 1989 de cirrosis… ¡para que sigan con su vida de poeta!

En varias paredes del centro se pueden observar murales con contenido poético de Leminski y es común escuchar a los curitibanos expresarse con mucho orgullo de él. La verdad es que Leminski, además de ser poeta, era también traductor, crítico literario, escritor de biografías, profesor, practicaba judo y era fluido en más de 5 idiomas ¡Todo un orgullo para sus coterráneos! a excepción, claro está, de su pequeño problema con la bebida que lo llevó a la tumba con apenas 44 años de edad.

C16

Bar Stuart


C 17

Mural con poesía de Paulo Leminski

En camino hacia la Plaza Tiradentes, la principal de Curitiba, pasamos por la Biblioteca Pública de Paraná, una de las 11 bibliotecas más importantes del país. Su fundación fue en 1857, pero la inauguración de la actual sede fue el 19 de diciembre de 1954. La biblioteca actualmente recibe alrededor de 3.000 usuarios diariamente pero, desafortunadamente, en el momento que pasamos no estaba abierta. Si les interesa ir, la Biblioteca abre de lunes a viernes de 8:30 am a 8:00 pm y los sábados de 8:30 am a 1:30 pm.

C 18

Biblioteca Pública de Paraná

Caminamos unos metros más y llegamos a la Plaza Tiradentes, anteriormente llamada Largo da Matriz, es la plaza fundacional de Curitiba. Cuenta la leyenda que el jefe de la tribu Tingüi, el cacique Tindiqüera, escogió este lugar para asentar a los primeros habitantes que antes acampaban a las orillas de un río cercano. En 1994 se le hicieron reformas a la plaza para convertirla en un centro de conexiones para el transporte público y la Linha Turismo, cuyo punto de partida es precisamente este. En 2008 se encontraron restos arqueológicos que hoy se pueden observar gracias a las intervenciones hechas en vidrio sobre la plaza para destacar esos hallazgos.

C 19

Restos arqueológicos bajo la Plaza Tiradentes

Sobre la esquina norte de la Plaza, está la Catedral Metropolitana de Curitiba o Catedral Basílica Menor de Nossa Senhora da Luz.

En 1668 se construyó una pequeña iglesia en tapia pisada con el nombre de Igreja de Nossa Senhora da Luz e Bom Jesus dos Pinhais. En 1721 la pequeña iglesia se transformó en una edificación más robusta de piedra y pasó a llamarse Igreja Matriz. El nuevo edificio fue demolido en 1880 para darle paso a la construcción de la actual catedral, en estilo neogótico, que fue terminada en 1893. Un año después recibe el grado de Catedral y cien años más tarde se convierte en Basílica Menor.

C 20

Catedral Basílica Menor Nossa Senhora da Luz

La siguiente parada del tour, era el Largo da Ordem, en donde se encuentran varios edificios de mucho valor histórico y cultural para la ciudad.

La Igreja da Ordem, por ejemplo, es el templo católico más antiguo de Curitiba, construido en el año 1737. En 1834 la iglesia se derrumbó y solo fue restaurada hasta 1880, fecha en la que comenzó a ser frecuentada principalmente por inmigrantes, en especial alemanes. En 1980 se restauró nuevamente y se adecuó para albergar el Museo de Arte Sacro de Curitiba.

C21

Igreja da Ordem sobre el Largo da Ordem

Todos los domingos, entre las 9:00 am y las 2:00 pm, en este lugar se realiza la Feira do Largo da Ordem, que se dice es el Mercado de Pulgas más grande de Latinoamérica. La organización de la feria se remonta a los años 70, cuando los hippies se tomaban el Largo para vender sus artesanías, pero se volvió tan popular que hoy día es organizada por la administración local. En la Feria se puede conseguir de todo: artesanías, ropa, artículos para el hogar, juegos infantiles, entre otros ¡es imposible no antojarse de algo!

MERCADO

Feira do Largo da Ordem

Desde este punto comenzamos a caminar hacia la Plaza Garibaldi, en donde se encuentra el Relógio das Flores punto donde termina el Free Walking Tour.

C23

Relógio das Flores

Luego de este entretenido recorrido me volví a poner el letrero de ‘turista’ en la frente y retomé mi tiquete de la Linha Turismo para ir al Museo Oscar Niemeyer, en donde pasé el resto de la tarde. Es una visita que para los interesados en arte o disciplinas afines, puede tomar alrededor de 2 o 3 horas.

El Museo es un complejo conformado por dos edificios diseñados por el arquitecto del cual toma su nombre. El primero de ellos fue proyectado en 1967 para alojar una institución educativa, pero luego fue reformado para darle la función de museo y fue entonces cuando se diseñó el segundo edificio en forma de ojo. El Nuevo Museo o Museo del Ojo, como también se le conoce, se inauguró en 2002 y es el espacio destinado para las artes visuales, al diseño y arquitectura en especial a la obra de Niemeyer. Está abierto de martes a domingo entre las 10:00 am y las 6:00 pm y el costo de la entrada es de 9 reales.

C 24

Museo Oscar Niemeyer

Sobre el espacio público del museo, se puede ver una gran cantidad de gente, paseando a sus mascotas, practicando varios tipos de danza o yoga, fútbol, patinaje o simplemente leyendo un buen libro.

C 25

Jóvenes practicando danza

En mi último día en Curitiba, después de visitar la Feria do Largo da Ordem, compré un nuevo tiquete para la Linha Turismo y fui a la Terminal de Transportes, que allá se llama Rodoferroviaria a comprar un tiquete hacia Morretes, en el tren Serra Verde Express, uno de los paseos más recomendados de Brasil. Quise aprovechar para ir al Mercado Público que queda en frente, con tan mala suerte que llegué a la 1:20 pm y los domingos lo cierran a la 1:00 pm. Esperé mi enorme bus verde para ir a las siguientes 3 paradas que me quedaban, porque la cuarta y última sería el hostal.

La primera de ellas fue la Ópera de Arame, que traduce Ópera de Alambre. Es un precioso teatro con capacidad para 2.000 personas, construido en estructura metálica liviana, que da la sensación de estar hecho de alambre sobre un lago artificial. Fue construido en tan sólo 75 días e inaugurado en 1992. Al lado del teatro está la Pedreira Paulo Leminski, un escenario al aire libre con capacidad para 30.000 personas.

C 26

Ópera de Arame

Luego me dirigí hacia el Parque Tanguá, un parque de 235.000 m2 que fue inaugurado en 1996, en predios en los que antes había dos canteras. Hoy está dotado de ciclo-vía, pista de atletismo, miradores, parqueadero para carros y cafetería en donde podrán comerse un delicioso Açaí na Tigela para refrescar el día.

C27

Parque Tanguá

La última parada antes de llegar nuevamente al hostal, fue el barrio Santa Felicidade. Este es el barrio de los inmigrantes Italianos que empezaron a llegar a la ciudad desde 1870 y se asentaron en una tierra donada por Doña Felicidade Borges, de ahí el nombre del barrio. Los inmigrantes se dedicaron a la producción de quesos, vinos y hortalizas y hoy día Santa Felicidade es epicentro gastronómico de Curtiba, en parte porque era aquí que las tropas del ejército brasilero, paraban para descansar y comer, lo que impulsó el desarrollo de restaurantes, cantinas y bares.

C 28

Calle de Santa Felicidade

Yo no tuve el placer de comer en uno de los muchos restaurantes que eran caros y estaban a reventar, pero sí pude entrar a la tienda vinícola más llamativa de todo el barrio: Vinhos Durigan. Aquí se pueden conseguir chocolates artesanales, vinos, quesos, encurtidos…yo me sentía en Disneyland. Si hubiera tenido el dinero y el espacio en la maleta, me hubiera comprado media tienda.

VINOS

Vinhos Durigan


VINOS 2

Al interior de Vinhos Durigan

Al día siguiente, a la salida del hostal para ir hacia la Rodoferroviaria a tomar el tren, conocí a Marcus y a Alison, dos brasileros de Minas Gerais, que se hospedaban en el mismo hostal y que también iban hacia Morretes.

En esta ocasión, para llegar hasta la Rodoferroviaria, tomamos el “transmi” curitibano, que allá llaman “el tubo” por la forma de las estaciones. No me atrevo a opinar sobre las diferencias entre los dos sistemas porque para eso tendría que haberme subido en hora pico y haberme movido más en él, pero yo imagino que siendo una ciudad mucho más pequeña que Bogotá, este sistema debe funcionar mucho mejor en Curitiba.

SISTEMA

Estación del sistema de transporte masivo de Curitiba

Morretes es un pequeño pueblo en la costa, cuyo atractivo es su gastronomía y algunos monumentos y obras de relevancia histórica, pero lo verdaderamente interesante de este paseo, es hacer el recorrido en tren desde Curitiba.

El ferrocarril que conecta Curitiba-Morretes, comenzó su construcción en 1880 con la intención de acortar la distancia entre la capital del estado y la costa y de esa manera impulsar el desarrollo de la región. Se necesitaron 5 años para completar 110 kilómetros de carrilera, 13 túneles, 30 puentes y muchos viaductos, era una de las obras más ambiciosas en la historia de Brasil, teniendo en cuenta la época y las dificultades geográficas. Es evidente que ya desde ese entonces, Paraná buscaba la forma de innovar y estar a la vanguardia en temas de infraestructura e inclusión social.

La ruta fue inaugurada el 2 de febrero de 1885 y el primer viaje tomó 9 horas. El tren fue operado por la Red Ferroviaria S/A hasta 1996 y en 1997 se firmó el contrato con Serra Verde Express, una empresa que restauró los vagones del tren para convertirlo en una atracción turística y que hoy en día opera la ruta diariamente.

TREN

Tren Serra Verde Express

El viaje dura 4 horas y el pasaje en clase turista cuesta 84 reales, es posible comprar en clase económica por 65 reales, la diferencia está en que en clase turista incluye refrigerio y hay una persona explicando los detalles del recorrido y ofreciendo cuánta chuchería se les ocurre para vender a turistas. También hay clase ejecutiva, lujo, camarotes y literas pero no vale la pena. De todas formas hay que chequear los precios porque cambian constantemente, de acuerdo a la temporada.

¿Cuál es el atractivo de pasar 4 horas en un tren? El atractivo es que el tren atraviesa la Serra do Mar, una cadena montañosa en donde se encuentra una parte de la Mata Atlántica, ecosistema que se extiende desde Brasil hasta Argentina, pasando por Paraguay y es uno de los tipos del selva tropical más amenazados debido a la deforestación.  Solo en Brasil pasó de tener un área de 1.290.692 Km2 a tener 95.000 Km2. Durante el recorrido se pueden observar paisajes bastante impresionantes del sistema montañoso y de las intervenciones civiles.

VISTA TREN

Vista de la Serra do Mar desde el tren

En la estación de Morretes, varios guías le ofrecerán sus servicios para llevarlos a Antonina, otro de los pueblos costeros, a unos 20 minutos en carro. Yo les recomiendo que lo contraten si van en un grupo, si van solos también pueden hacerlo directamente con Serra Verde Express.  La verdad es que Morretes es muy pequeño, así que para aprovechar el tiempo y no aburrirse es mejor ir a Antonina, que aunque tampoco es muy grande, tiene mucha historia. Anteriormente se le conocía como “Capela” por una capilla que se construyó en el siglo XVIII. El lugar tiene el encanto propio de esos pueblitos tradicionales.

ANTONINA

Antonina

Estando allí fuimos a almorzar el plato típico de la región: El Barreado. El plato consiste en carne combinada con farinha, arroz y bananas apanadas.

BARREADO 2

Barreado


BARREADO 1

Barreado

Luego volvimos a Morretes y después de caminar un poco, fuimos a la estación de bus, en donde tomaríamos la ruta de regreso por la Estrada do Graciosa, también famosa por las vistas que ofrece y por ser una vía de importancia histórica. También es posible tomar el bus que va por una vía más rápida, pero si tienen el tiempo ¿por qué no tomar la Estrada do Graciosa? Aunque la mayoría de los pasajeros van dormidos y no hay mucha información sobre por qué es famosa la ruta, hay que ir así solo sea para darle check y decir que estuvieron ahí.

De regreso a la Rodoferroviaria de Curitiba tomé un autobús hacia el aeropuerto, en donde me esperaba ¡un vuelo a Portoalegre!

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s