En tierra de patiamarillos

Por Javier Andrés Escobar G.

Patiamarillos es el gentilicio de antaño de los habitantes de Barichara, también conocidos como Baricharas. Este municipio del departamento de Santander, en Colombia, ha sido varias veces reconocido a nivel nacional por su belleza. Primero, en 1978 fue declarado como monumento nacional y, más adelante, fue nombrado como el “municipio más bonito de Colombia”. Pero esto, no solo se queda en títulos, Barichara es ¡realmente hermoso!

Por: Javier Andrés Escobar G.

Barichara, Santander

Al pisar sus calles empedradas, al menos dos siglos de historia nacional, parecen quedarse detenidos. Todas sus calles y casas de tapia pisada son de estilo colonial y muchas de ellas datan de finales del Siglo XVIII. Se podría decir que este pedacito de Colombia es un remanso de tranquilidad, que se encuentra por tierra a siete horas de Bogotá y a dos horas desde Bucaramanga, la capital del departamento.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Casas de tapia pisada y calles empedradas en Barichara, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Calles de Barichara, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Techos Coloniales

Barichara queda en el filo de una montaña, lo que lo vuelve un mirador natural hacia el Cañón del río Suárez, vista de la que seguro quedarán asombrados ¿Pero por qué la fundaron en ese lugar? Aparte de haber sido un asentamiento indígena, cuenta la leyenda, que un campesino se encontró en este lugar una piedra con la virgen tallada en ella y, desde ese momento, varias familias se asentaron en el lugar que primero se llamó Vara-florida. Finalmente, tomó el nombre de Barichara que en dialecto Guane (un derivado del chibcha) significa “lugar para el descanso”, según cuentan los historiadores. Desde ese momento, Barichara y, su también linda vecina Guane, prosperaron y se convirtieron en paradas del Camino Real, por lo que tuvieron varias visitas ilustres como las del libertador Simón Bolívar en el Siglo XIX.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Cañón del rio Suárez visto desde Barichara

Por: Javier Andrés Escobar G.

Camino real entre Barichara y Guane

Por: Javier Andrés Escobar G.

Monumento a Simón Bolívar en Barichara, Santander

Si les da pereza caminar, encontrarán varios moto-carros que les darán “la vuelta” por los sitios más turísticos ¡pero no sean perezosos, caminen! La verdad es todo un gusto recorrerla a pie, y, tal vez, encontrarse con galerías de arte, almacenes de artesanías y hasta una tienda donde venden las tan afamadas ¡hormigas culonas de Santander!

Por: Javier Andrés Escobar G.

Moto-carro que los llevará a recorrer Barichara

Por: Javier Andrés Escobar G.

Venta de deliciosas hormigas culonas

Por: Javier Andrés Escobar G.

Galería de arte en Barichara

Por: Javier Andrés Escobar G.

Almacenes en las calles de Barichara

Entre los sitios que deberán visitar, en primer lugar, sin duda, está la plaza principal con la Catedral de la Inmaculada Concepción, que fue construida en honor a la mencionada leyenda. Aparte de esta iglesia, el templo de Santa Bárbara también es otra de las paradas obligadas.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Catedral de la Inmaculada Concepción de Barichara, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Interior de la Catedral de Barichara

Por: Javier Andrés Escobar G.

Templo de Santa Bárbara en Barichara, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Parque al frente del Templo de Santa Bárbara

Por: Javier Andrés Escobar G.

Ventanas de Barichara

Para continuar, el siguiente lugar a visitar, es la casa donde nació José Bonifacio Aquileo Parra Gómez, más conocido como Aquileo Parra… pero ¿ese quién es? Bueno, les cuento a quienes no están familiarizados con la política, que el señor fue presidente de Colombia entre 1876 y 1878. Durante su gobierno se ¡firmaron los primeros tratados para construir el Canal de Panamá! Eso sí, cuando el territorio del vecino país aún pertenecía a Colombia… pero ¡oh sorpresa! Estos tratados nunca llegaron a materializarse por el famoso escándalo del Siglo XIX: el caso Lesseps. Ferdinand Lesseps, un emprendedor empresario francés, que había construido el Canal de Suez, que une el Mar Rojo con el Mediterráneo, creó una empresa para construir la ‘mega obra’ de Panamá. Al principio tuvo éxito y vendió acciones como pan caliente, pero él no consideró las dificultades del terreno en el trópico y su empresa se fue en picada. Al ver que las acciones iban a la baja, Lesseps y compañía, trataron de sobornar a políticos y periodistas franceses para que siguieran apoyando el proyecto, pero todo fue un fracaso y el escándalo explotó, dejándonos sin canal y sin Panamá a nosotros los colombianos y pensar que ¡todo esto está relacionado con Barichara!

Por: Javier Andrés Escobar G.

Casa de Aquileo Parra, presidente de Colombia entre 1876 y 1878

Google Images

Aquileo Parra, presidente de Colombia entre 1876 y 1878

Sin irnos muy lejos de la política, si ya tienen hambre, podrán pasarse por la Escuela Taller de Oficios de Barichara. Este lugar, fundado en 2007, por el ex presidente Belisario Betancur y su esposa Dalita Navarro, es un centro de formación para jóvenes de la región en diferentes artes, siendo una de ellas la culinaria. Podrán degustar la gastronomía santandereana como la carne oreada, el mute y un flan de maíz ¡delicioso! A los que no les gusta la comida típica encontrarán en una amplia gama de platos internacionales y todo en una casona colonial ¡espectacular!

Por: Javier Andrés Escobar G.

Escuela Taller de Oficios de Barichara

Por: Javier Andrés Escobar G.

Restaurante del Taller de Oficios de Barichara

Mi última recomendación a visitar en Barichara es el Taller de Papel, aparte de que estarán colaborando con la economía del municipio y sus habitantes, aquí podrán encontrar todo el proceso de cómo se fabrica el papel reciclado y, no solo eso, también podrán comprar otros artículos como libros, tarjetería, lámparas, cortinas, libretas, bolsas y porta-retratos hechos de papel, entre otros.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Taller de papel de Barichara, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Proceso para hacer papel reciclado

Si se quieren quedar a dormir, en Barichara encontrarán varios hoteles y hoteles boutique de todos los precios y ¡muy bonitos!

Por: Javier Andrés Escobar G.

Interior del Hotel Boutique “La Casa de Hercilia”

Por: Javier Andrés Escobar G.

Interior de otro hotel en Barichara

Pero, si por el contrario, quieren algo más barato y ‘más movido’ la vecina ciudad de San Gil a tan solo 20 kilómetros es la respuesta. Yo recomiendo San Gil como “centro de operaciones”, mi experiencia fue bastante buena en esta ciudad, pues se encuentran hoteles en plena plaza como Sam’s Hostel o la Mansión de Sam y, tan buenos restaurantes, como Gringo Mike’s ¡que no pueden dejar de visitar! No se imaginan la hamburguesa de queso azul y ni qué decir de la galleta gigante de chips de chocolate.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Plaza de San Gil, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Parque de San Gil y sus ceibas

Por: Javier Andrés Escobar G.

Calles de San Gil, Santander

En San Gil, aparte de visitar el Parque Natural El Gallineral (aunque no es mi recomendado porque está en muy mal estado), podrán practicar muchos deportes extremos como rafting o canotaje, rápel y torrentismo en la cascada de Juan Curí ¡pero ojo! Si les ofrecen rafting en las aguas del río Suárez, tengan en cuenta que estas aguas son solo para profesionales y es allí donde llegan todos los extranjeros en busca de emociones fuertes. Si usted es de los míos, es mejor que se quede con el ‘ni tan calmo’ río Fonce… les aseguro que para empezar está bien y con lluvia mucho más ¡ja ja ja!

No se preocupen por cuadrar todo con anticipación, al llegar a San Gil se darán cuenta que casi en cada esquina les ofrecerán un plan diferente.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Parque Natural El Gallineral

Fotógrafo del parque

Cascada de Juan Curí cerca a San Gil, Santander

Fotógrafo del parque

Torrentismo en la cascada de Juan Curí

Fotografo de rafting

Rafting lloviendo en el rio Fonce en San Gil

Si aún tienen tiempo, desde San Gil podrán llegar al Parque Nacional Chicamocha ubicado en el cañón del mismo nombre. Allí encontrarán el parque acuático y muchas otras atracciones como el teleférico que cruza el cañón ¡impresionante! Para el parque podrán comprar sus entradas desde San Gil en un local del Centro Comercial El Puente y, la verdad, se los recomiendo pues comprarlas directamente en el parque puede ser caótico en temporada.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Cañón del Chicamocha, Santander

Por: Javier Andrés Escobar G.

Parque Acuático en el Cañón del Chicamocha

Espero que después de leer esta entrada se animen y visiten esta región colombiana llena de historia, sabores y paisajes ¡espectaculares! Estoy seguro que les gustará tanto como a mí, y eso que aún me falta mucho por recorrer…

Por: Javier Andrés Escobar G.

¡Esta es Colombia!

Links:

http://www.gringomikes.net

http://samshostel.com

https://www.lonelyplanet.com/colombia/north-of-bogota/san-gil/hotels/la-mansion-de-sam-gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s