La ruta del Kimchi

Por Javier Andrés Escobar G.

Kimchi al desayuno, kimchi al almuerzo y kimchi a la comida ¡en Corea del Sur el kimchi es el rey de la gastronomía! Y claramente terminé siendo experto en los diferentes tipos de kimchi que existen. Pero, muchos de ustedes que no están familiarizados con la cultura coreana, se deben estar preguntado ¿qué es eso? Fácil, es generalmente, repollo fermentado. En algunas regiones del país lo hacen con especias; en otras con pescado y, en otras más, con picante. Este plato está siempre presente en las mesas de los coreanos y mi preferido, sin duda, fue el ‘water kimchi’ -kimchi en agua-, la más suave y refrescante de todas sus variedades.

A Corea del Sur llegué porque uno de mis buenos amigos, coreano, se casó. Jung Ho decidió dar el gran paso y le propuso matrimonio a Jessica, su novia. Una vez el compromiso fue oficial, la invitación llegó a mí en un inbox de Facebook, y yo no dudé en escribir ¡que por supuesto estaría presente ese día!

IMG_5332

Jung Ho y Jessica, los anfitriones

Mi primera parada fue en Dallas, Texas donde llegué después de un vuelo de 6 horas desde Bogotá. Eran los tiempos en los que el ébola estaba en su apogeo, y acababan de registrar un caso ¡justo en esa ciudad! pero un matrimonio en Asia bien valía el riesgo. Con mucha ansiedad de salir de ese aeropuerto, me monté en el vuelo hacia mi destino final de ese día: Seúl. Después de unas horas en el avión, cuando sirvieron la primera comida, me volví a sentir en tierras orientales, pues me encontré con mis viejos y deliciosos amigos los fideos o noodles. Me los devoré.

También cuando empecé a ver una película, algo llamó mi atención, mi compañera de vuelo del lado derecho, coreana, sacó su computador y empezó a verse ¡una novela! Sí, de aquellas que tanto nos gustan a los colombianos. Pues, les cuento, que es un gusto compartido con los coreanos ¡les encantan! Y si prenden el televisor allá, se encontrarán muchos canales transmitiendo alguna, no es que yo haya intentado verme una ni mucho menos…

Después de 15 horas de vuelo llegué al Aeropuerto Internacional de Incheon. Incheon es una de las ciudades más grandes de Corea del Sur hoy en día, que se ha ido desarrollando gracias a su cercanía con Seúl, hasta convertirse en una metrópoli llena de rascacielos como se alcanza a ver desde el avión. Una vez en tierra, fui a recoger mi maleta que llegó sin contratiempo al otro lado del mundo y, paso seguido, salí a encontrarme con mi amigo Jung Ho.

Mi primera gran sorpresa cuando salimos en su carro fueron las grandes autopistas con las que nos encontramos en la vía que de Incheon lleva a Seúl ¡pues debemos recordar que este país hace 60 años estaba en ruinas gracias a la guerra! Mi asombro no fue menor cuando empecé a ver la gran ciudad que es la capital de Corea del Sur, o mejor, de Corea.

Los coreanos siempre hablan de “Corea” y no la dividen en dos, ellos aún sueñan con el día de la reunificación, cuando ambos territorios vuelvan a vivir en paz. Como vemos en las noticias, más seguido de lo que se quisiera, la comunista Corea del Norte siempre lanza ataques e improperios a su hermana próspera del sur, pues allá arriba también quieren unificar el país pero bajo sus propias reglas, que están cada día más lejanas de las de sus hermanos.

La zozobra también la viven día a día los sur-coreanos. Todos los hombres deben prestar servicio militar por dos años sin excusa y, no es raro oír y ver, de esos grandes helicópteros de guerra sobrevolando a Seúl y sus alrededores.

Sin embargo, todo esto no ha detenido a Corea del Sur de seguir desarrollándose como una gran potencia de la que mucho tenemos que aprender, pues de las cenizas reconstruyeron un imperio. Muestra de esto es que grandes compañías como Samsung y Hyundai nacieron en este gran país. Sin duda, la educación ha sido uno de los pilares más fuertes que ha contribuido a este ascenso, prueba de ello es que su sistema educativo es uno de los más exigentes del mundo.

Mi primera parada en Seúl fue The Designers Hotel ¡un lugar bastante exótico! Mi cuarto tenía aspecto de selva hasta con ¡un árbol adentro! Y no se imaginan el problema que fue prender la luz ¡pues todo en la habitación se maneja con un control! ¡ja ja ja! Sin embargo, su ubicación es bastante conveniente, cerca de la estación de Samseong a solo 3 estaciones de la estación de Gangnam. Entre estas estaciones se encuentra ubicado el centro financiero y de negocios de Seúl ¡es alucinante! Los grandes edificios, las grandes avenidas y cada detalle hace que uno quede realmente asombrado. Aquello del Gangnam Style, precisamente significa eso, el lugar donde todo sucede, donde se encuentran buenos restaurantes, las tiendas más famosas, las discotecas de moda y demás.

IMG_5564

World Trade Center de Seúl ubicado cerca a la estación de Samseong

Caminar por esta zona es muy agradable ¡todo es perfecto! Algo que me sorprendió bastante es la cultura ciudadana que existe en Seúl. En las calles ¡no hay basureros! Pero, uno no se encuentra ni ¡un solo papel en el suelo! También la gente es ¡perfecta! Los hombres andan impecablemente vestidos, sin una sola arruga en sus vestidos de paño y peinados intactos y, las mujeres, cuidan cada detalle de su atuendo e imagen.

Pero claro que toda esta búsqueda de perfección y belleza también tiene sus problemas, aparte de la rigidez que puede llegar a crear este tipo de situaciones,  se está formando un problema social, pues las cirugías plásticas están en auge. El ‘ensanchamiento’ de ojos y la reconstrucción de nariz son algunos de los procedimientos a los que más se someten los coreanos. En el metro se pueden ver muchos avisos promocionando este tipo de intervenciones. El mayor problema radica en que muchos de estos procedimientos se realizan en las llamadas ‘clínicas de garaje’ y eso ha dejado muchas víctimas.

Cerca de la estación de Samseong se encuentra la primera parada obligada: el templo budista de Bongeunsa. En Corea coexisten varias religiones, pero una de las que más presencia tiene es el Budismo. En estos ‘pedacitos de cielo’, porque eso son gracias a su belleza, ustedes se podrán retraer del ruido de la ciudad y sumergirse en los cantos de los monjes, característicos de esta religión. Cada salón en estos templos es más colorido que el anterior, sus columnas en el techo pintadas de vivos colores terminan en forma de dragones, que son quienes protegen los templos y construcciones de que entren los malos espíritus. Si quieren visitar más templos budistas en Seúl, está el también hermoso templo de Yogyesa cerca de la estación del metro de Anguk, que también está cerca de la famosa calle de Insa-dong, epicentro de los artistas en Seúl.

IMG_5528

Entrada al Templo de Bongeunsa

IMG_5547

Templo de Bongeunsa en Seúl

IMG_5534

Interior del templo de Bongeunsa en Seúl

IMG_5548

El área financiera vista desde el templo de Bongeunsa

IMG_5541

Paredes del templo de Bongeunsa

IMG_5535

Interior del templo de Bongeunsa

IMG_5545

Buda gigante en el templo de Bongeunsa

IMG_5391

Templo budista de Yogyesa, cerca a la estación de Anguk

IMG_5396

Templo de Yogyesa

IMG_5399

Interior del templo de Yogyesa

IMG_5402

Calle artística de Insa-dong cerca a la estación de Anguk

Por el área de Samseong también se podrán encontrar el World Trade Center de Corea; el Centro Comercial Coex y la lujosa tienda por departamentos de Hyundai donde podrán empezar a gastar su efectivo en Wons coreanos (KRW).

IMG_5523

Centro comercial y de convenciones Coex

Antes de continuar, si todavía no han desayunado o almorzado les puedo hacer algunas sugerencias. Obviamente, si usted es de las personas que no quiere intimar con la comida local no tendrá problema en encontrar algún Subway, McDonald’s o cualquier restaurante de cadena. Pero si en realidad quieren probar la comida típica podrán pedir una sopa de Kimchi caliente; un Tteokboki que es como una pasta hecha de arroz ¡deliciosa! O un ramen coreano, que no es más que una sopa de fideos y carne, bastante buena también. Mucha de la comida coreana tiene fuerte influencia japonesa, pues en algún momento de la historia eran un solo territorio, prueba de ello es que para los desayunos ‘rápidos’ los coreanos comen gimbap o kimbap que es una especie de sushi de lo que uno elija: carne, atún, pollo etc. Para acompañar todo esto se podrán tomar una botellita de makgeolli o vino de arroz, si está frío es ¡muy refrescante!

IMG_5303

A la izquierda se encuentra el kimchi. En el centro se encuentran las sopas de noodles y de Kimchi. A la derecha se encuentra la pasta de arroz.

IMG_5296

Gimbap o sushi coreano

photo (3)

Makgeolli o vino de arroz

Para continuar, sin duda, la siguiente parada debe ser el Palacio de Gyeongbokgung. Para llegar allí deberán tomar el metro hacia la estación con el mismo nombre. Si aún no han montado en el metro, esto también los dejará bastante asombrados. Aparte de estar ¡impecable! La gente hace fila en las estaciones para entrar de manera ordenada a los vagones, claro está ¡después de dejar bajar a los que llegan a su destino!

IMG_5319

Palacio real de Gyeongbokgung

IMG_5036

Entrada al palacio de Gyeongbokgung

IMG_5202

Detalles del palacio

IMG_5006

Coreanos ¡haciendo fila para entrar al metro!

El Gyeongbokgung es el palacio más importante de Seúl y fue casa de la dinastía Joseon. La mayoría de palacios en la ciudad no son del todo originales, pues durante las diferentes épocas han sido destruidos, como por ejemplo lo fue durante la ocupación japonesa a principios del Siglo XX. En todo caso, con un palacio que visiten es más que suficiente, después del segundo ya todos son iguales. Están también el Palacio de Changdeokgung y el Palacio de Changgyeonggung, entre otros.

Al frente del gran palacio está la Plaza de Gwanghwamun que tiene una gran estatua del Rey Sejong el grande. A un lado de la plaza encontrarán el Museo Nacional de Historia Contemporánea de Corea.

Si quieren seguir caminando para la siguiente atracción lo pueden hacer. En el camino hacia Bukchon Hanok Village, podrán hacer una parada en el Museo Nacional del Folclor Coreano, vale la pena.

IMG_5351

Museo del Folclor Coreano

La tradicional Villa de Bukchon es ¡espectacular! Son varias cuadras llenas de casas tradicionales coreanas. Hay algunas en los que los dejarán entrar pagando un cover. Además, en todas las calles aledañas hay miles de cafés y restaurantes deliciosos, muy lindos y agradables. Si quieren probar algo de la comida local, de nuevo, hay un restaurante en la zona muy famoso en la ciudad: Tosokchon. En él podrán pedir una sopa de pollo ¡muy rica y saludable! La particularidad es que dentro de la sopa viene un pollito entero, relleno de arroz y ginseng, la poderosa raíz asiática que todo lo cura. Claramente esta especialidad culinaria vendrá acompañada de kimchi, aunque también lo podrían acompañar de pajeon una tortilla de algas marinas, cebolla y huevo.

IMG_5068

Villa de Bukchon

IMG_5099

Villa de Bukchon

IMG_5111

Casa típica coreana de la Villa de Bukchon en Seúl

IMG_5382

Sopa de pollo relleno de arroz y gingseng, acompañado de kimchi

IMG_5384

Pajeon

Si tienen más tiempo para estar en el área pueden pasarse por la Casa Azul que es la casa presidencial ¡que tiene su propio museo! El museo se llama: Cheongwadae Sarangchae. Este museo es ¡muy chévere! Hay un tour virtual por la Casa Azul ¡muy tecnológico! Como todo en este país.

IMG_5141

Casa Azul, residencia oficial de la Presidencia de la República de Corea

La siguiente parada en sus itinerarios, sin duda, debe ser el Dongdaemun Design Plaza en la estación Dongdaemun History and Culture Park. Al llegar a este lugar ustedes se sentirán ¡en el espacio! Es un lugar de una arquitectura futurista que los dejará ocupados por un buen rato, curioseando todos los detalles de esta joya diseñada por la famosa Zaha Hadid, que además para orgullo colombiano ¡tiene un punto de Juan Valdez ubicado en su interior!

IMG_5290

Dongdaemun Design Plaza

photo (2)

¡Delicioso Juan Valdez en Corea!

Junto con Cheonggyecheon, que es como un camino al lado de un rio –de más de 10 kilómetros– que se convirtió en un espacio de relajación para los habitantes de Seúl, hicieron parte de un proyecto de recuperación urbana de uno de los lugares comerciales más importantes de la ciudad: Dongdaemun.

IMG_5272

Cheonggyecheon, es un corredor ambiental que cruza gran por lo menos 10 kilómetros en Seúl

IMG_5426

Gente relajándose en Cheonggyecheon

Toda el área de Dongdaemun es un ¡San Andresito gigante! Aquí podrán encontrar todo lo que quieran en ropa, zapatos y accesorios. Todo de buena calidad, en eso hacen énfasis los coreanos ¡no es chino, es hecho en Corea! Si les gustan las compras, aquí podrán durar días enteros… pues hay edificios llenos de tiendas y tiendas y más tiendas. Si quieren algo más ‘local’ podrán ir al Dongdaemun Shopping Complex, un mercado especializado en telas. Por otro lado, cerca de este se encuentra el Gwangjang Market, un mercado típico donde encontrarán desde comida hasta los souvenirs más tradicionales del país. Si esto no les basta… tranquilos que en general la ciudad entera es un ¡mercado ambulante! Algunas estaciones del metro se convierten, sin uno darse cuenta, en centros comerciales y en cada esquina habrá algo que comprar ¡qué tortura!

IMG_5440

Gwangjang Market

IMG_5433

Gwangjang Market

IMG_5442

Gwangjang Market

IMG_5441

Gwangjang Market

IMG_5444

Gwangjang Market

Para seguir con el tema de las compras no puede faltar la parada en Myeong-dong, en la estación del metro del mismo nombre o la de Euljiro. Esta es la calle de compras más grande de toda Corea del Sur. Allí verán todas las marcas de moda y mucho más. Es toda una experiencia visitar estas concurridas cuadras, aparte de que no tendrán por dónde caminar, verán las típicas imágenes asiáticas de calles llenas de avisos de colores y comidas ‘raras’. En estas calles también podrán echarle un ojo a la Catedral Católica de Seúl, el Teatro de Myeong-dong y al Shinsegae Department Store, que es como el Harrods de Seúl. Además, si son amantes de los gatos aquí encontrarán cafés ¡llenos de ellos!

IMG_5638

Myeong-dong

IMG_5647

Catedral Católica de Seúl en Myeong-dong

IMG_6094

Cat Cafe

Muy cerca de este lugar podrán visitar el Namdaemun Market, uno de los mercados más grandes de Corea, si es que no es el más grande. Aquí podrán comprar souvenirs, comida y muchas “chucherías”. Si están cansados o quieren tomar algo les recomiendo dos cadenas de cafetería que son bastante ricas que están por todas partes: Paris Baguette yThe Coffee Bean and Tea Leaf . En la primera podrán encontrar buenos postres, pues en Corea no hay muchos aparte del frijol dulce –que no me gustó– y un ponche de arroz, que no está mal.

IMG_5616

Namdaemun Market

IMG_5622

Namdaemun Market

Si quieren seguir explorando a Seúl, pueden ir al sector de Itaewon. Allí encontrarán el Memorial de la Guerra; el Leeum Museum of Art que es ¡muy lindo! Y las calles alrededor que están llenas de buenos restaurantes y anticuarios.

IMG_5585

Memorial de la Guerra de Corea

IMG_5597

Leeum Museum of Art

IMG_5603

Leeum Museum of Art

Por último, en Seúl no pueden dejar de visitar la zona de Yeouido. Allí están ubicados el edificio de la Asamblea Nacional de la República de Corea; los cruceros en ferry por el rio Hangang; el IFC Mall; el famoso y dorado Edificio 63 y, por último, el lugar más importante para mí: el mercado de pescado de Noryangjin. Es espectacular poder caminar entre cientos de ventas de mariscos, pescados y todo tipo de frutos del mar ¡vivos! Y no siendo esto suficiente poder probar algún plato tradicional comprándolo y preparándolo allí mismo ¡muy fresco! A veces demasiado fresco, como el sashimi de pulpo que me comí ¡que aún se movía! Pero tengo que confesarlo, de allí salí corriendo a comprarme una hamburguesa ¡ja ja ja!

IMG_5461

Mercado de pescado de Noryangjin

IMG_5463

Mercado de pescado de Noryangjin

IMG_5477

Mercado de pescado de Noryangjin

IMG_5476

Mercado de pescado de Noryangjin

photo 1

Sashimi de pulpo

photo 2

Prueba de que me lo comí todo ¡viscoso pero sabroso! ¡ja ja ja!

Si quedaron hastiados de tanta “frescura” pueden ir a comer otra de las delicias que ofrece este país asiático: el barbecue coreano de carne de res australiana que es ¡delicioso! claramente con los muchos acompañamientos que sirven y kimchi.

photo (1)

Barbecue coreano

photo (4)

Barbecue Coreano

photo 2 (1)

Barbecue coreano con mis amigos de Daegu

Si tienen aún algo de tiempo, en Seúl pueden visitar el Seoul Plaza City Hall, que es como un edificio público bastante bonito y, en las afueras de Seúl, una especie de jardín botánico: The Garden of Morning Calm ¡Sin palabras! Que preferiblemente es mejor visitarlo en otoño (Octubre) para que vean todas esas tonalidades de naranjas y amarillos características de esta estación.

IMG_5248

Seoul Plaza City Hall

photo 5

The Garden of Morning Calm

photo 4

The Garden of Morning Calm

El matrimonio

Bueno, todos se deben estar preguntando ¿y el matrimonio? Después de conocer bien la capital ya era hora de irnos al sur del país. Wando, una ciudad-isla de tradición pesquera al sur de Corea con costas en el Mar Amarillo, fue la ciudad elegida por Jung Ho y Jessica para celebrar su unión.

IMG_5730

Wando

IMG_5739

Wando

IMG_5719

Atardecer en Wando

Después de un recorrido, de más o menos 4 horas en Kumho Buslines, por unas excelentes carreteras y unos paisajes llenos de cultivos de arroz, llegamos a la casa de los novios. La noche antes de la celebración los papás de mi amigo nos ofrecieron una comida tradicional. Todos nos sentamos en cojines –después de quitarnos los zapatos como es la costumbre– alrededor de una larga mesa llena de delicias del mar incluidos los abulones, unos deliciosos animales de mar, parecidos a las ostras que eran desconocidos para mí. Todo lo acompañamos con un delicioso vino de arroz.

IMG_5663

Hermosos paisajes con cultivos de arroz de fondo en la carretera entre Seúl y Wando

IMG_5709

Comida de recibimiento

IMG_5710

Comida de recibimiento

IMG_5704

Abulones cocinados

Al día siguiente, cuando amaneció yo estaba muy emocionado ¡iba a estar en mi primer matrimonio bajo el rito coreano! Cuando llegó la hora, me vestí rápido y me fui directo al lugar de la celebración, Jung Ho ya estaba allá. Cuando llegué me miró con preocupación y me dijo que necesitaba un favor… Algunos de sus amigos no habían podido llegar de las islas cercanas por una amenaza de tifón –sí me tocó un coletazo del tifón– y me dijo que si yo podía ayudar a cargar la carroza de la novia. Yo lo miré y le dije que sí. Ya no solo iba a estar en el matrimonio si no que ¡iba a ser protagonista en el matrimonio!

Para eso me puse un sombrero y un peto azul, para indicar que era una de las personas que iba a cargar a la novia en la carroza. En las bodas tradicionales todo empieza con una muestra de música típica coreana muy alegre y colorida, que llama a que la novia se arregle y esté lista para la llegada del novio. La novia va con el vestido típico –tipo kimono japonés– rojo y en su cabeza un pequeño sombrero recubierto de piedras semipreciosas. En sus manos llevaba un largo manto blanco con flores de colores bordadas,  para tapar su cara.

IMG_5774

Mientras me ponían el peto azul y el sombrero

IMG_5781

Alegres danzas

La novia, debe ser contorsionista ¡ja ja ja! Yo no entendía cómo Jessica se iba a meter en esa mini- carroza, pero al final cupo perfectamente. El novio va a buscar a caballo a la novia hasta su “casa”, como es muy difícil conseguir un caballo real el novio se mete en un disfraz ¡toda la ceremonia es muy teatral!

IMG_5783

La novia en su mini carroza

Una vez el novio llega, ataviado con su vestido azul rey, un sombrero negro de punta y metido en su caballo, la marcha hacia el altar comienza. En ese momento tomé mi papel de edecán y alcé uno de los cuatro lados de la carroza. Entre danzas y música fuimos llevando a la novia hasta el altar que estaba decorado con mucho color y muchos objetos que simbolizan la felicidad, la abundancia y la fertilidad.

IMG_5807

El novio montado en su caballo

IMG_5810

En mi papel de edecán de la novia ¡increíble!

IMG_5797

¡Una experiencia inolvidable!

Ya casi llegando al altar se hace una pausa. El novio se baja de su caballo y corre al altar y grita tres veces el nombre de su amada: ¡Jessica! ¡Jessica! ¡Jessica! En ese momento las damas de honor ayudan a la novia a salir de la carroza y la acompañan en su camino.

IMG_5759

Altar decorado con símbolos de prosperidad y abundancia

Ya juntos los novios, hacen una venia frente a los padres de él y se arrodillan y se hace el mismo ritual con la familia de ella. En un momento cogen unos gallos vivos ¡que todos pensamos iban a matar! ¡ja ja ja! Y los tiran al aire para que vuelen, lo que según la tradición le dará muchos hijos a la pareja. Finalmente, los novios se sientan frente a todos los invitados y oyen unas letanías en coreano antiguo y después unas danzas tradicionales.

IMG_5829

Venia ante las familias

IMG_5837

Novios frente a los invitados

IMG_5851

Danzas para los novios

IMG_5862

Los recién casados

IMG_5854

Los recién casados en sus trajes típicos

El lugar donde se hacen este tipo de celebraciones se decora con unos ramos que mandan los amigos de la familia celebrando la unión y en la entrada se hace un notario que apunta las “contribuciones” que hace cada familiar y amigo como regalo para la pareja (algo así como una lluvia de sobres).

IMG_5757

Ramos tradicionales que decoran el lugar

IMG_5761

Los “notarios” recibiendo los regalos

photo

¡No podía faltar la selfie con los amigos de la novia!

Para finalizar la celebración, se ofrece un gran banquete para familiares y amigos. Ese día no fui capaz de comerme los abulones que antes me habían encantado… pues esta vez eran tan frescos que se cocinaban en la mesa ¡frente a uno! Y claramente, nuevamente, no faltó el kimchi.

IMG_5868

Abulones ¡demasiado frescos!

La verdad fui muy afortunado de vivir una boda tan auténtica, pues mis otros amigos coreanos me decían que esta tradición cada día se pierde más y más. Los matrimonios “occidentales” se han impuesto y los novios solo se ponen el vestido tradicional “para la foto”, es decir, cinco minutos.

Después del matrimonio, continué mi camino feliz de haber vivido tan enriquecedora experiencia ¡pero aún me faltaban muchas experiencias por vivir!

Otras paradas

Mi siguiente parada fue Busan, sede del Festival de cine más importante de Asia y, que es como la Río de Janeiro de Corea. Esta ciudad fue uno de esos lugares inesperados que lo enamoran a uno por completo. A pesar de que estuve en la ciudad bajo las fuertes lluvias del coletazo del tifón Vonfong, que arremetió con fuerza contra las costas japonesas, logré disfrutar de sitios como la playa de Haeundae –donde están los mejores hoteles, moteles y hostales–, el templo budista de Beomeosa y, del lugar más impactante que haya conocido últimamente, el también templo budista de Haedong Yonggungsa.

IMG_5996

Playa de Haeundae en Busan

IMG_6014

Playa de Gwangalli

IMG_5932

Templo budista de Beomeosa en Busan

IMG_5923

Templo budista de Beomeosa en Busan

IMG_5975

Templo budista de Haedong Yonggungsa ¡espectacular!

Este lugar, como se diría en inglés es “breathtaking”, literalmente, lo deja a uno sin aliento. Las furiosas olas del Mar del Japón que ese día golpeaban fuertemente las rocas que rodean el templo hacían del paisaje algo “de película”. Muy recomendado. También después de visitar tantos templos budistas algo había llamado mi atención, en todos ellos estaba el símbolo de la esvástica (popularizada por los nazis). Pues resulta, que su uso data desde hace más de 5.000 años y es símbolo de bienestar y fortuna para varias religiones incluido el Budismo, pero la apropiación que hizo Hitler de ella la convirtió en un símbolo diabólico que dista mucho de su verdadero significado.

IMG_5979

Olas pegándole al templo budista de Haedong Yonggungsa en Busan

IMG_5536

Esvástica (popularizada por los nazis), es símbolo de bienestar y fortuna

IMG_5985

Dragones que protegen los templos de los malos espíritus

¡Ah, y para los compradores compulsivos! En Busan también está la tienda por departamentos Shinsegae, pero la particularidad de este sitio es que fue declarado por los Guinness World Records como una de las más grandes del mundo.

IMG_5890

Shinsegae ¡interminable!

Para finalizar mi paseo, fui a visitar a algunos amigos en Daegu, otra ciudad bastante agradable y desarrollada de Corea. Aparte de estar visitando la ciudad donde se fundó Samsung, también podrán conseguir varios mercados muy bonitos y completos donde podrán finalizar las compras que les falten. De todas maneras, si en sus agendas tienen destinado más tiempo a Corea ¡aún queda mucho por recorrer y conocer! Así que pueden investigar sobre lugares como la Isla Jeju.

De regreso a Seúl, tomé el KTX que es el tren rápido que recorre las planicies y montañas coreanas a más de 300 kilómetros por hora… y pensar que hace 60 años en este país había solo miseria y hoy cuentan hasta con un ¡tren rápido! Y en Bogotá hace 60 años ¡ya estaban haciendo estudios para un metro que nunca ha llegado! ¡qué vergüenza!

IMG_6090

KTX, tren rápido de Corea

Ya en mi último día, después de casi 3 semanas de estar en este maravilloso país, me despedí con tristeza de los mejores anfitriones y cogí de vuelta mi avión a Bogotá, eso sí, sin olvidarme que Corea es fuente de millones de cosas buenas que más adelante podremos ir implementando en nuestro país.

¡Kamsahamnida Corea!

Tip. En Corea es de buena educación siempre saludar al entrar a un sitio para lo que deben decir: annyong-haseyo (anio jaseo). Al despedirse dar las gracias: kamsahamnida (gamsahpnida).

Un pensamiento en “La ruta del Kimchi

  1. Realmente interesante.
    Me sentí en Corea,
    Te felicito hijo y le doy gracias a Dios ,porque te ha puesto en todos esos lugares tan preciosos.
    El matrimonio divino .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s