Berlín, la diversa

Una noche en Berlín estábamos reunidos tomándonos unas cervezas y llegamos al tema de las marcas de esta bebida que son famosas en nuestros países, en ese momento dijo Rachel:

–    ¡La cerveza nacional de Canadá es Carling!

 Al oír esto Jenna , también de Canadá, la interrumpió y le dijo:

–    ¿Cuál? Yo esa cerveza no la conozco. La cerveza nacional de Canadá es Molson Canadian.

 De ahí en adelante se quedaron un largo rato tratando de identificar cosas que tenían en común las dos y lo que cada una consideraba “canadiense”.

En esta simple conversación se ve como todos tenemos diferentes visiones y a veces por estar encerrados en “nuestros mundos” creamos unas reglas que otros no comparten. De ahí la importancia de conocer diferentes culturas y esquemas de pensamiento disímiles a los que uno tiene, para así abrir nuestras mentes y poder ser tolerantes con lo que no nos es común.

Precisamente en el tema de la tolerancia es que Berlín saca la cara hoy en día, tratando de enterrar su oscuro pasado. Esta ciudad es casa para las formas de vida más diversas que ustedes se puedan imaginar y en sus calles se respira solo una cosa: libertad.

East Side Gallery- Berlín

East Side Gallery- Berlín

Esta ciudad fue mi puerta para las rutas del Este, gracias a su ubicación estratégica y las múltiples opciones de transporte que se ofrecen para recorrer tanto Alemania como el resto de Europa oriental. Rutas que incluyen países como República Checa, Hungría, Austria y Polonia, entre otros. En Berlín hay dos aeropuertos principales el Schönefeld y el Tegel, que es el principal y más cercano.

Este recorrido por los caminos del Este está cargado de historia reciente; emociones, tanto buenas como malas, e increíbles lugares.

En Berlín fue donde comenzó y terminó la Segunda Guerra Mundial (SGM). De igual manera, esta metrópoli fue una de las protagonistas de la famosa Guerra Fría, y si no existieran los “restos” de estos capítulos de la historia de la humanidad, muchos seguro ni lo creerían.

Después de la devastadora guerra, de Berlín solo quedaba el recuerdo. Muchos de los pocos edificios que lograron sobrevivir a los largos años en los que esta se desarrolló cayeron derrumbados en la última incursión de los Soviéticos, en lo que se llamó “La batalla de Berlín”. Esta batalla puso fin al capítulo Nazi y a una ideología que logró eliminar a más de ¡seis millones de personas!

Berlín destruida

Hitler, el hombre que siempre estuvo convencido de que la causa de crear una “súper nación” con una raza de hombres superiores era justa e ideal, se suicidó durante esta última batalla en su búnker en el momento en que vio su guerra perdida.

Imagen de la gente saludando a Hitler expuesta en la galería de la Topografía del Terror

El lugar donde quedaba el búnker es una de las paradas del recorrido que se hace caminando por las calles de Berlín. Hoy en día el lugar es un parqueadero y un complejo de edificios, lo único que se encuentra es una pequeña valla donde se muestra un mapa de cómo eran los complejos subterráneos del líder del nacionalsocialismo. Como dato curioso el guía del walking-tour que yo tomé, nos contó que todas las historias conspiradoras en donde se dice que Hitler terminó sus años exiliado en Argentina y muchos otros rumores son una farsa. Según él cuando los Soviéticos lograron llegar al búnker encontraron el cuerpo del líder incinerado y para corroborar que era él decidieron comparar sus huellas dentales con las que tenían donde su odontólogo. Esto junto con el supuesto cráneo de Hitler corroboraban su muerte. Pero todo seguirá siendo un enigma, pues hace poco History Channel lanzó un programa en donde un grupo de investigadores desmiente que el cráneo existente tenga alguna relación con el Führer.

Muy cerca de donde quedaba el búnker hoy se encuentra el Monumento a los Judíos donde se les hace un homenaje a todas las personas que murieron en el holocausto. El lugar fue diseñado por Peter Eisenman y Buro Happold y se asemeja a un complejo laberíntico. Esta es una de las paradas obligatorias de la ciudad.

Aparte de este monumento si quieren saber más sobre la historia del holocausto está el Museo Judío que también vale mucho la pena visitar.

Foto: Javier Andrés Escobar G.

Monumento a los judíos

Otro de los puntos de reflexión que tiene la ciudad acerca de su pasado está en Bebelplatz donde hoy en día se encuentra la Facultad de Derecho de la Universidad de Humboldt. Allí en mayo de 1933 se llevó a cabo la quema de libros que iban en contra del ideal nacionalsocialista. En su momento, pensadores de la época recordaron la famosa frase de Heinrich Heine que dice que “(…) donde se queman libros se terminan quemando también personas (…)”. Frase que terminó siendo una profecía…

Hoy, en el lugar de la quema existe en el piso una ventana de cristal por donde se puede ver un cuarto blanco lleno de estanterías vacías donde cabrían perfectamente los veinte mil libros que fueron quemados. Este memorial fue hecho por el artista Micha Ullman e invita a pensar a sus visitantes en ¿qué hubiera pasado si la gente que defendía la libertad de expresión se hubiera interpuesto ante este hecho? Y si usted hubiera vivido el momento ¿se habría atrevido a protestar?

bebelplatz_versunkene_bibliothek_micha_ullmann_bebe

Memorial en Bebelplatz

Ahora es muy fácil juzgar, y muchos dirían que sí lo hubieran hecho. Pero se debe tener en cuenta todo lo que estaba viviendo el país teutón en ese momento. Por un lado, se encontraba relegado gracias al Tratado de Versalles que le había impuesto muchas sanciones después de la Primera Guerra Mundial y segundo estaban saliendo de su fracasada República de Weimar y veían en Hitler y su partido una salida ante tanta frustración. Por lo tanto, yo creo que a veces las cosas deben pasar para que la restante humanidad aprenda de estos errores y no vuelva a cometerlos. Al parecer Berlín se ha propuesto esa tarea, la de recordar cómo con pequeños actos de extremismo se termina en las más grandes catástrofes.

Para recordar esa época Nazi también se encuentra la exposición de la Topografía del Terror en donde quedaban los antiguos cuarteles de la Gestapo, la policía secreta de los Nazis. Al lado de este lugar se encuentra el actual Ministerio de Finanzas que es uno de los pocos edificios sobrevivientes de la época y muestra sus grandes puertas e imponente arquitectura hecha a la medida de la “gran raza”. Pero a su vez cuando fue ocupado por los soviéticos fue redecorado y en sus paredes pintaron un mural en donde se muestra el socialismo como el sistema político perfecto en el que todo el mundo es feliz…

IMG_2975

Exposición Topografía del Terror con el muro y el Ministerio de Finanzas a sus espaldas

Mural Socialista

¿Todo era felicidad?

Otro de los lugares que se deben visitar en Berlín es Parisier Platz. En esta plaza hoy en día se encuentran ubicadas las embajadas de Estados Unidos y Francia. También está el Hotel Adlon donde se hospedaban muchas de las figuras Nazis con frecuencia, y es conocido mundialmente por ser el hotel donde Michael Jackson casi tira al vacío a su hijo cuando se lo mostró a los paparazzis.

pariser_platz_800

Parisier Platz con la Puerta de Brandenburgo al fondo. Detrás de la puerta el Tiergarten y al lado derecho se alcanza a ver la cúpula del Parlamento.

Al final de la plaza queda la famosa Brandenburger Tor o la Puerta de Brandenburgo que es una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad y hoy es tal vez el lugar turístico por el que más se identifica a Berlín.

Al cruzar la gran puerta se encontrarán de frente con el famoso Tiergarten que es el parque más grande de la ciudad y que hoy tiene hasta ¡una zona nudista! También a lo diagonal de la puerta de Brandenburgo verán el Reichstag o el edificio del Parlamento con su gran cúpula de cristal.

No siendo poco lo que vivió Berlín durante y al final de la Segunda Guerra Mundial la sarta de desgracias no paró ahí. Cuando se terminó la guerra Alemania fue dividida en varios pedazos como una torta y se repartió entre los Aliados que eran Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia por un lado, y la Unión Soviética por el otro. Los tres primeros juntaron sus pedazos y los convirtieron en Alemania Occidental (República Federal de Alemania). Mientras que la parte comunista se convirtió en Alemania Oriental (República Democrática Alemana). Berlín, por supuesto, se dividió en dos, pero quedó atrapada en la parte Oriental.

En la Berlín dividida desde un principio hubo problemas, pues la gente al ver que en la parte occidental no tenían tantas restricciones comenzaron a dejar la parte oriental. Cuando en la Unión Soviética se dieron cuenta que su parte se estaba quedando sin mano de obra, de un día a otro construyeron la primera fase del famoso muro de Berlín, dividiendo no solo el territorio sino familias enteras. Esa primera fase del muro consistió en alambre de púas, después construyeron un muro pero no muy alto, más adelante le agregaron a ese muro alambre y finalmente construyeron dos muros con terminaciones circulares de cemento liso para impedir que lo escalaran y con una franja en medio, llamada “la franja de la muerte”.

De ahí en adelante comenzaron un sin fin de trágicas e increíbles historias en la Berlín dividida. Una de ellas es una historia de amor de un joven del lado occidental que pasaba diariamente por Checkpoint Charlie para ir a la universidad. Checkpoint Charlie, que es otro de los sitios que deben visitar en la ciudad, era como el peaje de entrada y salida a Berlín Oriental. La novia del joven vivía en el lado comunista y se escaparon en un carro que él había alquilado y que no era más alto que la barra del peaje que impedía el libre acceso. Aceleró hasta el fondo y logró cruzar sin ser atrapado. Después de ese escape las barras del peaje fueron puestas a menor distancia del piso impidiendo que otros copiaran la hazaña.

Checkpoint Charlie

También había otras maneras de escaparse como fueron los numerosos túneles que lograron sacar a docenas de personas del lado Oriental en donde escaseaba todo, como nos lo contaba alguna vez un profesor que vivió toda su juventud en la República Democrática Alemana (RDA).

Todo esto suena increíble y si aún no existieran restos del muro como en la East Side Gallery todo parecería un cuento de terror. Hoy este pedazo de muro está lleno de obras de diferentes artistas. Allí pueden ver el famoso mural del beso entre Honecker (de Alemania Oriental) y Breznev (Jefe de Estado de la Unión Soviética). El beso original conmemoró el 30avo aniversario de la RDA.

Berlin_Wall2-e1368030229644

Beso de Breznev y Honecker en la East Side Gallery

En Berlín se deben quedar al menos tres días para alcanzar a recorrer los sitios turísticos más importantes. Si ya terminaron de ver los sitios antes recomendados pueden seguir con Alexander Platz que era el centro de la Berlín de la RDA y  Potsdamer Platz que es donde se encuentran la mayoría de edificios modernos de la capital germana.

IMG_3009

Alexanderplatz

IMG_2982

Potsdamer Platz

IMG_2984

Potsdamer Platz

Si les gustan los museos en Berlín hay varios recomendados. En primer lugar está el Museo de la Historia Alemana y a pocos metros de este museo se encontrarán “la isla de los museos”. En esta isla podrán ver la gran catedral protestante que es ¡espectacular! Y diferentes museos de arte e historia. Mi preferido fue el Nueues en donde está el famoso busto de Nefertiti quien fue la esposa del faraón egipcio Akhenaton. Esta obra de arte fue encontrada por Ludwig Borchardt quien muy acertadamente escribió que para poder apreciarla realmente se tenía que estar al frente pues “vano es describirla, hay que verla”.

Isla de los Museos

Probablemente a los que no les gusta la historia a estas alturas ya no están leyendo ¡ja ja ja! Pero para los que siguieron les cuento que Alemania tiene una de las vidas nocturnas más activas en Europa y hay muchos lugares de rumba por explorar. Además, como ya sabrán, la cerveza brota de las alcantarillas y con dos vasos, que mejor parecen baldes, quedaran listos para una buena noche de rumba.

En Berlín también hay muchas calles de shopping pero una de las más importantes es Kurfürstendamm o Ku’damm, igualmente se pueden pasear por Friedrichstraße. Cuando estén caminando, y gastando sus euros por estas calles, y vayan a cruzar alguna cebra, no se olviden de echarle un ojo a los semáforos específicamente a las señales que permiten al peatón cruzar. En Berlín se llaman ampelmännchen y es hoy una de las características más reconocidas de esta urbe.

Ampelmännchen

Por último pero no menos importante, les recomiendo que prueben un poco de la gastronomía alemana. Hay un lugar que se llama Hofbräu München donde podrán probar una buena comida típica alemana. Yo pedí schweinshaxe con sauerkraut, que es una pierna de cerdo muy crocante y jugosa con repollo como en vinagre, completamente ¡delicioso!

 Si quieren algo más “light” están los infinitos tipos de salchichas y hay un plato bastante conocido que es el currywurst que es salchicha con una salsa que contiene curry, muy rico también. ¡Ah! Y no se les olvide comerse al menos un pretzel en cualquiera de sus snacks.

Currywurst

En todo caso Berlín ha tenido una historia sorprendente, y asombra aún más que después de todo ese truculento pasado sea hoy la ciudad moderna y diversa que es. Una ciudad que todos en algún momento deberían visitar para darse cuenta de que todo lo que hemos leído en los libros de historia fue real y tiene cara y caras. Pues muchas de las personas que vivieron, por ejemplo la época de la Guerra Fría, aún tienen en sus memorias muchos recuerdos que les dejaron muchos sinsabores. Pero esto no ha sido un obstáculo si no más bien una motivación para seguir construyendo y superando problemas en la gran ciudad que hoy tienen.

Exposición “Más muros para derrumbar”

¡Prost!

Un pensamiento en “Berlín, la diversa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s