Primavera en la Toscana

Siempre que pienso en la Toscana se me viene a la mente la imagen de aquella típica villa italiana rodeada de paz y naturaleza. La realidad no está muy lejos, los paisajes campestres de esta región están llenos de casas antiguas y palacetes con aspectos descuidados. Sus paredes generalmente son en piedra; sus largas ventanas de madera tienen forma de persianas y están siempre a medio pintar y tostadas por el sol, pero para disimular este ‘abandono’ están las frondosas enredaderas verdes que las enmarcan. Todo esto rodeado de viñedos, amplias praderas cubiertas de pequeñas flores amarillas, pinos tan espigados y derechos como si se hubieran tragado un paraguas, arbustos sin podar dándole el toque salvaje a la campiña y, para terminar, una suave brisa primaveral que da movimiento a todo este perfecto engranaje.

Paisaje de la Toscana

Paisaje de la Toscana

¡Qué bien sonaba la palabra primaveral! El clima era el ideal. Todos, Rochi, Indy, Silvi y yo, estábamos en busca de un poco de calor que no había querido llegar al norte del continente europeo. En ese momento, en una verdadera primavera, todo se veía más verde, el paisaje en realidad había tomado color y sencillamente la vida volvía a tener sentido después de un largo invierno. Tal vez, es por eso que la primavera siempre representa la regeneración y el comienzo de una nueva etapa, una más alegre y colorida. Es claro que Italia siempre es y será bonita en cualquier estación, pero la primavera le da sin duda un brillo especial.

La Toscana es una región central italiana y su capital es la afamada Firenze o Florencia. Esta ciudad se convirtió en nuestro centro de operaciones por estar ubicada estratégicamente, además de estar cerca de todas las otras ciudades que hay que visitar en este paseo. Sin ponernos de acuerdo nuestra travesía se convirtió en la primera parte de Comer, rezar y amar, libro de Elizabeth Gilbert. El verbo comer lo conjugamos muchas veces y en todas sus posibilidades ¡Cómo negarse a una de las mejores cocinas del mundo!

Arquitectura de la Toscana

Arquitectura de la Toscana

Para llegar a la región hay dos aeropuertos principales: el de Florencia y el Galileo Galilei de Pisa que fue al que nosotros llegamos. Fue por esto que la primera ciudad que visitamos fue Pisa. A todos nos sorprendió más de la cuenta, pues pensábamos que nos encontraríamos solo con la torre inclinada. Pero en realidad la torre es el campanario de la Catedral de Pisa. La Catedral de Santa María Assunta está ubicada en la Piazza dei Miracoli o Plaza de los Milagros y allí también están el baptisterio y el camposanto.

Catedral de Pisa con la torre inclinada al fondo

Catedral de Pisa con la torre inclinada al fondo

En esta ciudad no necesitan estar todo un día, por unas cuantas horas es más que suficiente. Eso sí, aunque suene muy penoso y demasiado plan turista, tienen que buscar su mejor ángulo para tomarse una foto empujando, pateando, abrazando o simplemente recostándose sobre la torre. Al principio nosotros no queríamos tomarnos estas fotos y lo dudamos pero después de un rato fuimos felices ¡Ja ja ja! Este plan es diversión garantizada.

¡Sin pena… todos podemos ser demasiado turistas a veces!

La catedral es bastante bonita y su entrada es gratis. Para entrar al resto de sitios sí hay que pagar. El baptisterio a mí no me pareció que valiera mucho la pena pues, si usted no es arquitecto o algo relacionado, adentro no hay mucho que ver. La riqueza del edificio está en su exterior. Entrar a la torre inclinada, terminada de construir en el Siglo XIV, tampoco es un requisito porque desde el exterior se puede ver toda su imponente estructura y arquitectura, así que se pueden ahorrar esos euros para uno de los tantos gelati que se comerán en el camino.

Baptisterio de la Catedral de Pisa

En la plaza también hay varios museos como el Museo delle Sinopie y el Museo dell’Opera del Duomo donde encontrarán varias reliquias relacionadas con la catedral. Cuando terminen de recorrerla encontrarán muchas posibilidades para seguir su camino, el tren es la opción más directa especialmente hacia Florencia.

Río Arno en Pisa

Florencia, es sin duda la ciudad más importante de esta región y una de las más visitadas en toda la bota itálica. Es conocida como la ciudad del renacimiento y en cada calle, cada rincón, cada piedra se puede encontrar algo de historia. Por esas mismas calles varios siglos atrás caminaron personajes tan famosos como Lorenzo de Médici o ‘el magnífico’; Nicolás Maquiavelo, Miguel Ángel Buonarroti y Leonardo da Vinci. Es más, uno de los símbolos y atracciones por la que es conocida la ciudad es por el David de Miguel Ángel –el mismo que pintó la Capilla Sixtina en el Vaticano. No se pueden ir sin ver así sea una de las tres estatuas que hay de este engreído personaje .

La primera es la original que se encuentra en la Gallerie dell’Accademia. Si van a ir les recomiendo que madruguen pues a veces las filas para entrar son de cuadras. También pueden reservar sus tiquetes con anticipación por internet por dos o tres euros más. El David es la escultura del joven que venció al gigante Goliat con una honda (como una tira) y una piedra. En su cara podrán ver la satisfacción de ser un vencedor, algo que Buonarrotti capturó a la perfección.

La escultura inicialmente estaba a las afueras del Palazzo Vecchio en la Piazza della Signoria pero fue movido a su nueva casa a finales del Siglo XIX. En su lugar pusieron su copia más fiel. Es por esta escultura y muchas otras que la plaza en donde se encuentra esta réplica es otro de los pasos obligados en Florencia. El Palazzo tiene un estilo gótico-toscano con una alta torre y paredes con acabados en piedra, el estilo típico de la región.  Allí encontrarán muchos restaurantes y generalmente el ambiente es ¡increíble! hay cuenteros, mimos, artistas, caricaturistas y demás.

Réplica del David de Miguel Ángel en la Piazza della Signoria

Si siguen caminando desde la Plaza hacia el Río Arno en la vía se encontrarán con otro de los museos importantes de la ciudad la Galleria degli Uffizi. En ella verán obras de Giotto, Boticelli, Caravaggio y obvio de da Vinci.

Artistas entre la Galeria degli Ufizzi y la Piazza della Signoria

Para llegar al tercer David deberán cruzar el río. Para hacerlo hay dos maneras: la primera sería caminando y la segunda en bus. Caminando podrían hacerlo atravesando el famoso Ponte Vecchio que está lleno de tiendas y joyerías. Este estilo de puentes era muy utilizado anteriormente y la verdad al estar en medio de él se siente ¡como si fuera una calle cualquiera! A lo largo del puente encontrarán frases de la Divina Commedia escrita por Dante Alighieri. Este libro es bastante importante, pues gracias a él fue que el dialecto toscano se empezó a tomar como el idioma ‘nacional’.

Ponte Vecchio sobre el río Arno

Vista en el interior del Ponte Vecchio ¡Parece una calle más!

Al estar al otro lado del puente podrán seguir caminando hasta Piazzale Michelangelo, la caminata es larga pero podrán hacer varias paradas. Antes de que comiencen a caminar en la dirección a la plaza podrán ir al Palazzo Pitti. Después de ver este hermoso palacio renacentista podrán hacer una parada estratégica en la Cantina del Gelato y probar uno de los mejores helados artesanales de pistacho que me he comido.

Si ya se cansaron de caminar es mejor que cojan el bus pues para llegar a la plaza tendrán que subir un buen número de escalones. Al llegar a Piazzale Michelangelo verán la estatua del David ¡pero verde! Esta es hecha en bronce y la exposición a la lluvia y el sol le han dado este color tan particular. Desde allí podrán ver el mejor paisaje de Florencia y tomar sus mejores fotos. Si quieren seguir subiendo hay aún una mejor vista desde la Basilica di San Miniato al Monte.

Vista de Florencia desde la Basilica di San Miniato al Monte

Ya habiendo visto los 3 David no se pueden ir de la ciudad sin visitar la Piazza del Duomo y entrar a la Basilica di Santa Maria del Fiore. La entrada a la basílica es gratis y se van a encontrar con el Duomo que diseñó Filippo Brunelleschi, toda una novedad arquitectónica de la época y una maravilla actual.

Duomo de Filippo Brunelleschi

Como pueden ver en Florencia hay mucho que hacer y mínimo se necesitan dos días para cubrir parte de sus sitios importantes pues en general toda la ciudad es un museo al aire libre. En sus calles también se encontrarán muchos mercados que venden productos en cuero, algo muy característico de la región.

Si están con hambre después de todo un día de turismo hay muchos restaurantes de donde escoger y para eso existe Tripadvisor. No pueden dejar de probar la fiorentina una carne típica y que cada porción alimenta como a diez personas, pero nosotros nos comimos una para dos además de las entradas ¡ja ja ja! También los platos típicos son las pastas en todas las formas, olores y sabores –obvio–, las aves silvestres y les recomiendo una entrada de queso de búfala fundido con zucchini y anchoas ¡espectacular!

Queso fundido con Zucchini y anchoas

Pasta

Si tienen más días en la Toscana aún hay mucho que hacer. Hay varias ciudades y pueblos muy cerca de Florencia y hay muchos trenes y buses desde la estación de Santa Maria Novella que los llevarán hasta cada uno de ellos. Sin pensarlo, la siguiente parada debe ser la ciudad de Siena.

El centro histórico de esta ciudad fue declarado patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y ¡no es para menos! La Piazza del Campo tiene forma de ostra y está rodeada casi en su totalidad por edificios construidos en el estilo de la región. Muchas líneas definidas y colores tierra. Al entrar a la plaza uno queda completamente impresionado ante la vista del Palazzo Pubblico y la Torre del Mangia.

Plaza de Siena

Torre del Mangia

Después es un placer caminar por todas sus estrechas y oscuras calles medievales para llegar hasta la Catedral de Siena otro de los lugares que no se pueden perder. La fachada de la catedral parece hecha de pastillaje de azúcar y su interior es más impactante aún por los detalles que tiene en cada rincón. Es una de las más famosas en Italia y eso es mucho decir en el país de las iglesias…

Calles de Siena

Catedral de Siena

Interior de la Catedral

Si piensan ir a Siena pueden cuadrar su itinerario para que cuando la visiten coincidan con el Palio que tiene lugar en las calles de la ciudad. Estas carreras de caballos se llevan a cabo en julio y agosto cada año y es una competencia entre los barrios de la ciudad.

palio-di-siena1

Palio

Mi siguiente recomendación es San Gimignano que también fue declarado patrimonio de la humanidad. Este pueblo de atmósfera medieval está lleno de buenos restaurantes y gelaterias. A él se llega en bus, pues no hay línea de tren directa.

San Gimignano

Calles de San Gimignano

Por último, está Lucca y su antigua muralla. En Lucca no pueden dejar de probar un postre famoso de la región el vin santo con galletas de almendras. Las galletas parecen piedras, pero al mojarlas con lo que parece vino de consagrar dan un sabor ¡delicioso!

Plaza de Lucca

A parte de estos tres hay muchos otros lugares de la Toscana que se quedaron por fuera, pero con ellos se podrán llevar una idea completa de lo que es la región.

Pero no crean que esto se acabó… En Italia sitios lindos y amañadores es lo que hay para visitar. Mi ñapa en este blog es una ciudad en la Lombardía: Milán.

Milán: Moda y cultura

Milán nunca estuvo en mis planes de visita pero tenía una importante razón para ir a dar allá, una de mis mejores amigas escogió esta ciudad para vivir. A partir de la mala fama que le han creado, de ser sólo una ciudad industrial y centro financiero del país, no tenía muchas expectativas sobre lo que me iba a encontrar. ¡Oh Sorpresa! Descubrí una ciudad muy agradable y amañadora.

No voy a negar que no es la ciudad más bonita que tenga Italia pero sí merece estar dentro de las ciudades a visitar. Ser una de las capitales de la moda en el mundo la hacen sofisticada y la convierten en la pasarela más grande al aire libre. No es raro encontrarse en cualquiera de sus calles a las desnutridas modelos posando y desfilando diseños de alta costura para los expertos fotógrafos. Como tampoco es raro encontrarse con reconocidos personajes como editores de revistas de moda y relacionados. Esto lo sé porque mientras caminaba ya fuera por Brera o por Montenapoleone, dos de las zonas más famosas de esta urbe, estaba con una experta de la moda, mi amiga y guía Laura.

Catedral de Milán ¡Impresionante!

Milano tiene sus encantos, llegar por primera vez a la Piazza del Duomo hace que hasta la persona más atea del universo vuelva a creer en las puertas del cielo. La Catedral de Milán es ¡Majestuosa! Esta obra de arte gótico se empezó a construir en 1386 y fue terminada en ¡1965! Tomaron casi seis siglos para terminar de construir esta joya arquitectónica ¡y la lista de arquitectos que la intervinieron es interminable! El mármol de Candoglia en el que está hecha la fachada da unos visos rosados que la hacen aún más impresionante. Cuando se cansen de admirar la catedral, cosa que dudo, pueden seguir su recorrido a la Galleria Vittorio Emanuele II. En este pasaje aparte de encontrar cafés, gelaterias y exclusivas tiendas, encontrarán en el piso el mosaico del toro de Turín al que tendrán que pisar en sus genitales con uno de sus talones y dar tres vueltas sobre él. Mientras se marean tendrán que pedir un deseo y aparte de esto, como añadidura, volverán a Milán con seguridad ¡Esto último a mí me funcionó muy bien! Si no lo creen que lo desmienta Laura que ya me tenía la escoba detrás de la puerta… ¡Ja ja ja!

Galleria Vittorio Emanuele II

En las variadas ocasiones que fui tengo que admitir que nunca logré entrar a la iglesia de Santa Maria Delle Grazie a ver la Última Cena de da Vinci ¡Es más difícil que pedir cita con el papa! Por eso les aconsejo que separen su cita con anticipación para entrar. Para los que quedaron sin ver la famosa obra, el Castello Sforzesco y su Torre del Filarete son también dignos de visitar.

Para terminar sus días de turismo en Milán podrán pasearse por alguno de los Navigli que son canales que dividen a la ciudad y que tienen muy buenos sitios para tomarse una cerveza o un coctel.

En todo caso Italia es uno de los países más turísticos del mundo así que cuando vayan sáquenle todo el jugo. Seguro tendrán las mejores vacaciones ¡Buon viaggio!

3 pensamientos en “Primavera en la Toscana

  1. Javi, eres un ” mago ” como guía viajero , provoca conocer y re-conocer los sitios que describes..
    lo disfruté mucho¡
    Abrazos.
    Myriam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s