¡Un viaje inesperado!

¡Una ciudad de sueño!

¡Una ciudad de sueño!

Las visas son una especie de prisión de cristal y nosotros, los colombianos, vivimos en una de ellas. Aparentemente somos libres, pero en el momento en que nos niegan la entrada a un país es cuando sentimos el peso del oscuro pasado colombiano. Me pasó. Sentí como si me cortaran las alas cuando llegué a recoger mi visa para Marruecos y no había nada en mi pasaporte. Pedí una explicación, pedí hablar con el cónsul, pero lo único que logré fue hablar con el jefe de la sección de visas quien no me dio mayor razón. Salí del oscuro consulado marroquí en Londres cabizbajo. Miraba mi pasaporte color vinotinto y lo abría insistentemente. Repasaba las 32 páginas como si fuera a encontrar mi visa de un momento a otro. Nunca la encontré, ni siquiera una marca donde quedara constancia de que, al menos, me la habían negado.

Llegué a mi casa, de inmediato cogí mi computador y entré a la página de Easy Jet. Miré los destinos que no pidieran visa para los colombianos, que son muy pocos, y que la compañía tuviera vuelo. En esa búsqueda encontré el nombre de mi siguiente destino: Estambul, Turquía. Sin pensarlo cambié mis pasajes, no puedo negar que sentí ese “fresquito” en el estómago como si se me hubiera convertido en un reto el no quedarme anclado por un permiso de entrada.

Había leído y escuchado sobre el tratado que había hecho Colombia con esta nación y uno de los puntos de este era el eximir las visas de entrada a los nacionales de ambos territorios. Pero también había leído en varios periódicos colombianos que muchos compatriotas se habían quedado sin entrar a ese país porque el convenio aún no estaba ratificado. Me aseguré. Le pregunté a todos mis amigos y conocidos cercanos a la Cancillería en Colombia, todos me lo confirmaron: desde el 24 de noviembre de 2012 no se nos exigía visa para entrar al país que conecta el continente asiático con el europeo.

Sin embargo, sabiendo todas las trabas que ponen en los aeropuertos, el día del viaje llegué con anticipación. En el momento de hacer el check-in, la señorita, una joven de pelo mono y ojos claros, tomó mi pasaporte y cuando vio mi nacionalidad y mi destino me dijo: ¡No tienes la visa! Yo iba preparado con todos los datos del tratado y la página web oficial donde dejaba claro que ya no necesitábamos un permiso de entrada para Turquía.

La señorita se paró de su silla y me dijo que la acompañara donde su superior. Ella le preguntó sobre la certeza de mi información, el hombre se entró a una oficina y cinco minutos después, minutos que fueron horas, salió corroborándola. Fue un momento de euforia, la joven me sonrió y todos lo celebramos… ¡Solo faltó la champaña!

Minutos antes de aterrizar en Estambul, me volvió el temor, ¿Será que ellos ya saben que no necesitamos visa? –pensaba–

Tan pronto aterrizamos salí a un paso acelerado del avión y por el largo corredor que en la mayoría de aeropuertos lleva a inmigración casi corrí. Llegué de primero para la revisión del pasaporte. Mi corazón se aceleró. En ese momento saqué del bolsillo interno de mi chaqueta el pasaporte y se lo extendí al hombre gordo de ojos claros que estaba detrás de una ventana de vidrio. El hombre miró mi pasaporte y me dijo:

– ¿Colombia?

A lo que yo le respondí de manera enfática:

– Sí, Colombia.

El hombre escudriñó mi pasaporte para encontrar mi página de información, mientras internamente yo sufría, hasta que por fin me miró y me dijo:

– ¡Bienvenido a Turquía!

En ese preciso momento sentí que había triunfado, un extraño orgullo patrio se apoderó de mí. Me hizo pensar que las cosas pueden ser de otra manera y que ojalá en un futuro este escrito sea algo ridículo de leer.

En Estambul hay dos aeropuertos principales el Atatürk y el Sabiha Gökcen. El primero queda en la parte europea de la ciudad y el segundo en territorio asiático. Si pueden escoger es más fácil llegar al primero. La mayoría de hoteles tienen shuttles gratis desde el aeropuerto si no la línea del metro los llevará hacia donde quieran. Si llegan al segundo, cogen un bus a la salida del aeropuerto. La compañía más recomendada es Havatas que los llevará hasta la Plaza Taksim en Estambul. Si no pueden coger un taksi (perfecta pronunciación del turco para quienes no pueden pronunciar la x en español) ¡Jajaja!

Estambul

En la ciudad hoteles es lo que hay. Yo me quedé en un hotel de las tres B, es decir, bueno, bonito y barato: el Hotel Safir (Sapphire) en la ciudad vieja, aunque la segunda b se podría discutir por la decoración barroca del lugar. Me pareció un sitio estratégico pues a los lugares más turísticos se puede llegar caminado. También la ciudad vieja es atravesada por el Tramway que conecta a la ciudad con el metro, el funicular y diferentes buses. Además, la ciudad vieja está llena de buenos restaurantes y sitios donde pueden comer y pasar un tiempo agradable. Si van en un viaje con el bolsillo más lleno las cadenas hoteleras famosas como el Intercontinental y el Hilton se encuentran muy bien ubicados y el Hotel Mármara, que se encuentra en plena Plaza Taksim, es excelente. Los hoteles del Four seasons también están muy bien.

Mezquita en Estambul

Mezquita en Estambul

Yo recomendaría estar mínimo 3 días completos en Estambul para que puedan conocer la gran mayoría de sitios turísticos, pero si deben quedarse menos días, con sólo pisar la ciudad sabrán porqué es tan afamada. Harán click con ella igual que me pasó a mí.

Estambul

Estambul

Estambul, no sólo en nuestra época ha sido famosa. Siglos y siglos atrás probablemente ya era una ciudad turística y de negocios por ser la puerta de occidente para oriente y viceversa. Estambul era la antigua Constantinopla y capital del Imperio Bizantino hasta que llegaron los hábiles turcos y se la tomaron para convertirla en la capital del Imperio Otomano. Pero antes de eso los griegos ya la conocían y sabían de su gran importancia y de ahí para atrás hasta las tribus nómadas. Es toda esta historia la que hace a esta ciudad una metrópoli verdaderamente multicultural. Empezando porque muchos de sus habitantes diariamente transitan entre dos continentes que son unidos por el Puente del Bósforo. El puente los conecta a ambos y anteriormente unía las dos partes de la ciudad que era la cristiana y la musulmana. Paradójicamente la musulmana siempre ha estado del lado europeo de la ciudad. El Bósforo es un estrecho que une el Mar de Mármara –Mediterráneo– con el Mar Negro que es la entrada a los Balcanes.

Puente del Bósforo

Puente del Bósforo

Aunque la ciudad en su conjunto es la atracción más grande, en ella hay miles de cosas por hacer y disfrutar. Estambul es casa para cerca de 13 millones de habitantes más la población flotante que tiene. Esto la constituye como la ciudad más grande de Turquía e inclusive más importante que su capital política, Ankara. Es por esto que deben tener en cuenta que donde se queden tendrán que utilizar el transporte público… lo que es preferible, pues a pesar de tener tantos y buenos sistemas de transporte también hay muchos trancones en las horas pico.

En fin, ya con sólo estar en Estambul se sentirán en un mundo que mezcla y articula lo mejor de oriente y occidente y serán felices. Pero si aparte de eso quieren conocer todo lo que tiene la ciudad para ofrecerles les tengo un Top 10 para que no se queden sin conocer lo más importante.

ADVERTENCIA: este es un ranking personal así que cuando vayan ustedes podrán reorganizar el orden de los productos pero estoy muy seguro que estaremos de acuerdo en la gran mayoría de él.

I) Palacio de Topkapi

Este es un lugar obligado. Si usted no está interesado ni en los palacios ni en nada, a este tiene que ir. Si usted alguna vez ha querido vivir como rey aquí cambiará su pensamiento ¡ya no querrá vivir como rey sino como sultán! Si señoras y señores los sultanes sí sabían lo que era vivir bien.

Palacio de Topkapi

Palacio de Topkapi

Interior del Palacio

Interior del Palacio

De las partes más interesantes del Palacio es el Harem. ¿Pero qué es el Harem? Siempre lo conectamos con un séquito de mujeres que un hombre puede tener. Sí, tiene que ver con eso. Pero en realidad lo que quería decir la palabra Harem era lo referente a lo íntimo y confidencial. Es decir, se refería a la parte privada del palacio donde el sultán y su familia vivían su vida privada. Bueno, pero ¿Por qué lo asociamos con el harem de mujeres? Sencillo, en esta parte del palacio el sultán mantenía a su disposición constantemente de 300 a 500 mujeres. Estas jóvenes eran ofrecidas desde pequeñas por sus madres para que hicieran parte del harem. Todas eran educadas en diferentes artes como la música, pintura, canto etc. De ellas el Sultán escogía más o menos a 15 mujeres quienes eran sus favoritas y tenían mayores privilegios que las demás. Todo el sitio era custodiado por los Eunucos que eran los esclavos negros que el sultán mandaba traer desde Etiopía desde niños. Ellos eran castrados y educados para estas posiciones que estaba dentro de las más importantes del palacio debido a que tenían contacto con el sultán diariamente. Eran castrados porque ya se imaginarán la población mulata que hubieran dejado ¡Jajaja! Por otro lado, de este harem también salían las esposas de los altos oficiales del palacio y del gobierno, en últimas era como una escuela de esposas.

Entrada al Harem

Entrada al Harem

No sólo por su historia este palacio deja sin palabras. Sus techos decorados con pinturas recargadas al estilo medio oriental, algunas de sus paredes recubiertas con azulejos y las puertas de madera con incrustaciones de nácar lo dejan a uno atónito. Cada habitación es más hermosa que la anterior.

El resto del palacio también es espectacular y la vista que tiene hacia la ciudad y el Bósforo son inigualables. Las joyas del sultán, los tronos en oro, los vestidos hechos de las mejores sedas hacen que en este palacio uno se sienta, literalmente, viviendo las mil y una noches.

Una de las joyas del sultán

Una de las joyas del sultán

II) Mezquita Azul, Iglesia de Santa Sofía y la Cisterna Basílica

Después del Palacio tienen que guardar algo de asombro para estas tres joyas históricas y arquitectónicas. Si vienen caminando desde el Topkapi se van a encontrar con un paisaje impresionante, un parque y una fuente adornados con la famosa Mezquita Azul en el fondo ¡Espectacular!

Mezquita Azul

Mezquita Azul

Esta mezquita también es conocida en su nombre turco como Sultanahmed Camii. La entrada es gratis, pero hay que tener en cuenta que como Turquía es un país mayoritariamente musulmán –más no árabe– en los horarios en los que rezan restringen el paso de los turistas para respetar a las personas que entran a profesar su fe. Esto se da 5 veces al día pues ese es uno de los pilares del Islam. En su creencia, el rezar este número de veces los hace purificar sus corazones y los mantiene alejados del mal y de las tentaciones. Generalmente dentro de las mezquitas se encuentran más hombres que mujeres pues ellas son libres de rezar donde les resulte más conveniente.

Musulmanes en el lavatorio de pies y manos

Musulmanes en el lavatorio de pies y manos

Por otro lado, verán que antes de entrar a las mezquitas hay unos lavatorios donde los creyentes se lavan manos y pies antes de ingresar a sus templos.  Esta mezquita es una de las que más alminares –faros– tiene, cuenta con 6 mientras que La Meca tiene 7 y esto demuestra la importancia que tienen los templos dentro de su religión.

Si ya quedaron asombrados con el exterior, el interior no causa menos impresión. Los detalles en la decoración de las columnas, los azulejos y las pinturas lo dejan a uno sin palabras.

Interior de la mezquita

Interior de la mezquita

Cuando ya salgan de la Mezquita Azul, al frente atravesando el jardín con la fuente, se encontrarán con la Iglesia de Santa Sofía o Hagia Sofía. Este lugar tiene una historia muy particular. Cuando Estambul era Constantinopla este era el templo cristiano más importante en la capital del Imperio Bizantino. Al ser conquistada la ciudad por los turcos la edificación pasó a convertirse en una mezquita musulmana. Los nuevos dueños le construyeron a su alrededor cuatro minaretes. Además, por dentro se pueden ver todos los símbolos islámicos sobrepuestos a lo que alguna vez fue una iglesia cristiana. En la cúpula central de lo que ahora es un museo hay cuatro esquinas con ángeles sin caras. ¿Por qué? Cuando pasó a ser un templo musulmán sus caras fueron tapadas porque en el Islam es pecado dibujar o representar a quiénes con certeza no se sabe cómo son.

Iglesia de Santa Sofía

Iglesia de Santa Sofía

Terminado el recorrido por Hagia Sofía a lo diagonal llegarán a la Basílica Cisterna que era el reservorio subterráneo de agua para la ciudad en épocas pasadas.

Basílica Cisterna

Basílica Cisterna

III) Gran Bazar y Bazar de las Especias

Esto es un peligro para compradores compulsivos. Si usted es uno de ellos lleve sus maletas sin una camisa para que pueda meter todo de lo que se antojó en este lugar que tiene más de 4.000 tiendas y casi 60 calles. El ambiente es bastante animado y colorido. Se puede ver a la gente local comprando, el hombre de la tienda que grita vendiendo sus productos, los turistas de todo el mundo visitando y la sensación de estar sumergido en una tienda sin salida es genial.

Gran Bazar

Gran Bazar

Mi recomendación es entrar y perderse en él y si va por varios días verá que siempre podrá ver tiendas diferentes cada día. El fuerte de este bazar son las artesanías locales, venta de ropa, accesorios para la casa y joyas. Eso sí ¡mucho ojo! Porque bien ganada sí se tienen la fama los turcos. Uno nunca sabe si está comprando a buen precio o lo están engañando. Así que si les gustó algo regateen empezando por la mitad o menos del precio por el que les están ofreciendo el artículo.

Venta de lámparas en el Gran Bazar

Venta de lámpara en el Gran Bazar

Artesanías de Porcelana

Artesanías de Porcelana

El Bazar de las Especias es también conocido como el Bazar Egipcio. Este es mucho más pequeño que el otro, sin ser una miniatura. En él pueden encontrar todo tipo de especias como el azafrán, frutos secos como los dátiles, los higos (muy famosos en toda Anatolia), pistachos, almendras, tés de todo tipo, los postres turcos que son deliciosos. De este Bazar sale uno deslumbrado del derroche de colores, olores y sabores. Si van a comprar algo les recomiendo las bolitas de la flor de jazmín para hacer té, cuando uno las mete al agua caliente ¡la flor se abre como por arte de magia!

Especias

Especias

Frutos secos

Frutos secos

IV) Museo Arqueológico

El primer piso de este museo nada tiene que envidiarle al Museo Británico en Londres. Tiene una exposición de sarcófagos que vuelvo y repito ¡no los tiene el Museo Británico! Entre estos está el llamado Sarcófago de Alejandro Magno que fue última morada de un Rey de Sidón (actualmente el Líbano).

Sarcófago de Alejandro Magno

Sarcófago de Alejandro Magno

En las otras galerías se encuentran objetos y esculturas pertenecientes a la región de la antigua Mesopotamia, el antiguo pueblo de Sidón, lo que se presume que fue la civilización troyana, ¡ah! Y se me olvidaba objetos de la civilización de Palmyra ubicada en lo que actualmente es Siria ¡Ve, yo no tenía idea que esa había existido oís!

V) Puente Gálata , Torre de Gálata y el Restaurante Hamdi

En un día soleado nada más agradable que ¡una caminata por el Puente Gálata! que une la ciudad vieja de Estambul con el resto de la parte europea de la ciudad, además cruza el llamado cuerno de oro. Al caminar por el Puente Gálata podrán oír y ver a las gaviotas, los pitos de los buques y de los ferrys que hay en la ciudad, los pescadores del puente que venden lo que pescan en el mismo lugar.

Restaurante Hamdi con vista hacia el Puente Gálata

Restaurante Hamdi con vista hacia el Puente Gálata

Al final del puente se encontrarán con un mercado de pescado fresco y a los alrededores con vendedores de mejillones y otras delicias del mar.

Vendedor de mejillones

Vendedor de mejillones

También a un lado del puente pueden encontrar unos barquitos famosos porque venden sánduches de pescado fresco a la parilla. La verdad a mi no me gustaron, pero pueden intentarlo.

Sánduches de pescado

Sánduches de pescado

Pero si no les gustan como a mí, pueden hacer una parada en el Restaurante Hamdi. Si están en el puente miren hacia la Mezquita Nueva, y ahí verán un gran aviso blanco en un edificio. Cuando lleguen al restaurante, asegúrense de conseguir una mesa en el tercer piso. Esta es una parada obligada pues aquí tendrán una de las mejores panorámicas de la ciudad. Si no tienen mucho presupuesto, pueden entrar y sólo comerse un postre o tomarse una gaseosa. Sólo necesitan entrar por la vista. Ahora bien, si pueden entrar a comer no lo duden, la comida típica turca que venden es deliciosa y muy bien servida. Pueden probar el típico Kebap y de postre un künefe que es un postre con cabello de ángel, queso, almíbar y pistacho ¡delicioso! y más en el ambiente de esta terraza cubierta de vidrio rodeado de las mejores panorámicas de la ciudad.

Kebap en el Restaurante Hamdi

Kebap en el Restaurante Hamdi

Cuando ya estén satisfechos pueden seguir su camino a la Torre de Gálata. Esta fue construida como faro en la ciudad en 1348 y ha sido reconstruida varias veces. Si quieren subir, en el último piso también hay un restaurante. Pero en realidad, uno sube por la magnífica vista de 360 grados que da de la ciudad. Aquí se pueden tomar un té turco mientras descansan un rato.

Torre de Gálata

Torre de Gálata

VI) Palacio de Dolmabaçhe

Tram

Tram

A este palacio se puede llegar por el tram en dirección Kabataş y de ahí caminan varios metros y llegan. Este palacio fue construido en los tiempos del Imperio Otomano y en el tiempo de la República sirvió de casa para su fundador, Atatürk. En los alrededores del palacio se encuentra el estadio del Beşiktaş el equipo de futbol turco.

Palacio de Dolmabaçhe

VII) Plaza de Taksim e Istiklal Caddesi

Saliendo del Palacio pueden devolverse a la estación de Kabataş para tomar el funicular que los subirá hasta la Plaza de Taksim. En esta plaza se encuentra el monumento a la independencia y es el punto de encuentro de la ciudad. En ella desemboca una de las calles comerciales más importantes de la ciudad Istiklal Caddesi. En esta calle pueden encontrar todas las tiendas como Mango, Diesel, Bershka etc.

Ins

Istiklal Caddesi

Pero lo más importante para visitar en esta cuadra es el Çiçek Pasaji un pasaje con restaurantes y cafés muy agradable y tradicional en Estambul.

Por: Javier Andrés Escobar G.

Çiçek Pasaji

Por: Javier Andrés Escobar G.

Çiçek Pasaji

VIII) Museo Pera y el Museo Moderno de Estambul

En el Museo Pera pueden ver las obras y autoretratos que los primeros embajadores, sobretodo ingleses, en el Imperio Otomano empezaron a encargar a artistas locales para adornar sus casas. Además, pueden encontrar las obras del famoso pintor Osman Hamdi Bey y su obra más importante “El entrenador de tortugas”. Para terminar, el Café Pera, un lugar muy agradable para que hagan una parada y se tomen otro té turco o un jugo de granada o naranja.

Té turco

Té turco

Granada muy común en Turquía al igual que la naranja

Granada muy común en Turquía al igual que la naranja

En el Museo Moderno de Estambul podrán encontrar obras de artistas turcos contemporáneos.

Estambul Moderno

Museo Moderno de Estambul

IX) Hamam o Baño Turco

Si están cansados o simplemente se quieren relajar pueden ir a uno de los Hamams y hacerse un baño. El que yo me hice fue en un sitio que lleva funcionando ¡desde 1481! Lo entran a uno un rato a un baño turco y después le hacen un masaje como de caricaturas: lo parten a usted por la mitad y lo amasan como pan. Al final le hacen un baño con jabón y con scrub y finalmente lo refriegan como con una especie de trapeador de cabuya. Hay varios en la ciudad.

X) El Barrio de Ortaköy y Maçka

En el barrio de Ortaköy pueden disfrutar de muchos cafés y restaurantes muy amañadores. Aparte de tener la mejor vista del Puente del Bósforo y de los dos continentes, también encontrarán un mini mercado de las pulgas que especialmente los domingos se encuentra en su mejor momento. Además, en la noche aquí pueden disfrutar de algunos de los mejores lugares nocturnos de la ciudad.

En la zona de Maçka bajando hacia el Estadio del Beşiktaş también podrán encontrar muy buenos sitios para comer o tomarse unos cocteles con una vista increíble.

Y mi ñapa

Si todavía tienen tiempo en Estambul pueden pasearse por la calle posh –como dirían los ingleses– de la ciudad, esta calle es nada más y nada menos que la calle de Nişantaşı. Aquí encontrarán las tiendas de los diseñadores famosos y las tiendas más lujosas. Además, si no se van a comprar nada pueden pasarse por alguno de los bares y restaurantes que hay alrededor que son bastante buenos.

Por otro lado, pueden tomar uno de los ferrys públicos o barcos privados para que vean de cerca la Torre Maiden que según la leyenda construyó un sultán para que a su hermosa hija no muriera por la picadura de una serpiente como una hechicera lo había pronosticado.

Estambul es una ciudad bastante difícil de definir, cuando se está en la ciudad vieja se siente el aire del Medio Oriente combinado con arquitectura occidental. Pero en otras partes de la ciudad parece cualquier ciudad europea. En todo caso, es una ciudad que vibra y hace despertar cada uno de los sentidos. La vista con los increíbles paisajes y colores del mar de Mármara y el estrecho del Bósforo, el olfato con el olor de las especias, el oído con la música llena de tambores y cuerdas, ¡además de los típicos sonidos de puerto marinero! El gusto con cada té o café turco que me tomé y el tacto con las texturas de los azulejos y artesanías que venden en el gran bazar. Definitivamente Estambul ¡Una ciudad que enamora!

Ankara

Ankara es la Capital política de Turquía. Para la mayoría de turcos es una ciudad aburrida que no ofrece nada, pues a ellos les gusta es ¡la costa! Como me lo confirmaron mis amigas turcas Işil, Asli y Gizem. Sólo a las personas que nacieron en la ciudad y se han criado en ella les gusta, pero son conscientes de que no tiene comparación con Estambul.

Museo de la Independencia

Museo de la Independencia

Pero, si por casualidad paran allí, mi plan preferido fue ir al Anıtkabir o Museo de la Independencia. Allá se encontrarán todo lo conmemorativo a la fundación de la República de Turquía y su máximo héroe Mustafa Kemal Atatürk. En este lugar se celebran los días nacionales turcos pues dentro del complejo del museo está el mausoleo de Atatürk, que muchos compatriotas van a visitar para rendirle homenaje.

Mausoleo de Atatürk

Mausoleo de Atatürk

Gente rindiéndole homenaje a Atatürk

Gente rindiéndole homenaje a Atatürk

Si tienen más tiempo se pueden dar una pasada por Ulus que es la ciudad vieja de Ankara donde hay un castillo y varios anticuarios o a Kizilay que es la zona comercial más importante de la ciudad.

Kapadokya

La Capadocia es toda una región. Allí se llega de 2 maneras: bus o avión. En bus desde Estambul se demoran unas 7 horas más o menos y las empresas de buses más recomendadas por los locales son Kamilkoç, Ulusoy y Pamukkale. En avión se llega sólo por Turkish Airlines al aeropuerto cercano a Nevşehir.

Una de las pocas ciudades que encontrarán es Nevşehir, pero la zona está llena de pueblos aledaños. Avanos, Aksaray, Ürgüp, Göreme, Ortahisar, entre otros. El mejor lugar para quedarse es Göreme. Está lleno de hoteles que fueron construidos ¡incluyendo las cuevas en las montañas!

Local Cave Hotel

Local Cave Hotel

Cuarto en una cueva

Cuarto en una cueva

Yo me quedé en uno muy bueno que se llama Local Cave Hotel y sí ¡dormí en una especie de cueva! Pero, como es de esperarse, el plan más importante si van a la Capadocia es la montada en globo, es algo alucinante. La combinación de los famosos paisajes lunares con los colores de las docenas de globos que alzan vuelo diariamente es ¡de película!

Vuelo de Globos

Vuelo de Globos

Para volar los globos, en la Capadocia, son muy responsables. Si ellos ven que hay malas condiciones climáticas prefieren cancelar los vuelos antes que exponer a sus clientes, pues eso les daría mala fama y a la larga los perjudicaría. Los vuelos normalmente son en la mañana, muy en la mañana. Es decir, lo recogen a uno en el hotel a las 6 am y más a menos a las 7:30 am – 8:00 am ya estarán listos para volar. Para los más miedosos ¡tranquilícense! La montada en globo no es extrema. La verdad es un vuelo muy placentero que le permite a uno ver todo el paisaje. ¡A mí me tocó con nieve! Fue una experiencia que nunca olvidaré. Sentir que se está a más de 700 metros de altura en la mayor tranquilidad viendo los mejores paisajes es algo extraordinario.

Globos

Globos

Para los que no se atreven a montar en globo o para los que tengan más tiempo hay varios tours que se ofrecen en la Capadocia para conocer el resto de la región. Hay lugares increíbles y muy bien conservados como las iglesias cristiano-ortodoxas que se encuentran en las cuevas del Museo al Aire libre. También pueden ir a visitar las tres bellezas de la Capadocia que son tres montañas que parecen hongos o el Valle de la Imaginación que tiene piedras en diferentes formas y uno es quién decide qué son.

Interior de una iglesia cristiana en las cuevas

Interior iglesias cristianas en las cuevas

Tres bellezas de la Capadocia

Tres bellezas de la Capadocia

Camello en el Valle de la Imaginación

Camello en el Valle de la Imaginación

Por otro lado, la región es bastante conocida por sus artesanías en cerámica y sus joyas con piedras como la turquesa.

Turquesas

Turquesas

Después de los tours, en las noches, Göreme tiene muchos buenos sitios para ir a comer y relajarse. Mi recomendado es el Topdeck Cave Restaurant. Este lugar se encuentra un poco escondido pero es recomendado por locales y extranjeros, pues es un restaurante de una familia local. Si van, primero cerciórense que haya mesa –sólo tiene 10 – y segundo, pidan las berenjenas rellenas de entrada ¡son deliciosas!

Berenjenas rellenas

Berenjenas rellenas

Otros destinos

Si aún les queda tiempo en Turquía no se preocupen, hay muchos más planes por hacer. Pueden ir a Pamukkale donde hay unas aguas termales bastante agradables y lo más interesante pueden visitar las ruinas de la antigua ciudad de Hierápolis y las cascadas que han sido formadas por precipitaciones de bicarbonato y calcio. ¡Son increíbles! Toda una montaña cubierta como de piedra pómez. Además, hay un mito que dice que el agua que cae por estas cascadas es buena para la piel. Cleopatra al ver que se estaba arrugando mandó a sus soldados a varias tierras en busca de fórmulas que la hicieran rejuvenecer y la única que le desvaneció las arrugas fue el agua de Pamukkale.

Amanecer en Pamukkale

Amanecer en Pamukkale

Otro de los destinos recomendados es la muy bien conservada ciudad antigua de Éfeso con su Biblioteca de Celso.

Biblioteca de Celso

Biblioteca de Celso

Ruinas

Ruinas

La verdad aquí me podría quedar horas y horas escribiendo sobre lugares para visitar en Turquía pues es un país que vale la pena visitar, conocer y disfrutar a fondo.

¡Ahh! para terminar les cuento que la gente en este país me cayó muy bien, pues fueron pocos los que al decirle que era de Colombia recordaron nuestras cosas negativas. Por el contrario, siempre me nombraban a Mondragón, a Falcao, a Shakira… Eso me dejó muy feliz y convencido además de que poco a poco se ha ido dejando atrás la mala imagen que tiene nuestro país alrededor del mundo.

vista del topkapi

¡Teşekkür ederim! Turquía.

9 pensamientos en “¡Un viaje inesperado!

  1. Javi, es un verdadero deleite leer tu blog. Con esa forma tan descriptiva de escribir puede pasar dos cosas, la primera, queda uno tan maravillado y antojado que en cualquier momento arranca! O la segunda, ya para que voy a ir si este blog me transporto hasta turquia y me ahorro el paseo!
    Te felicito javi, y ni hablar de las fotos, que belleza!

  2. Hola Javier! Qué maravilla de viaje. Estuve en Istambul y Capadocia el año pasado y, como tu, quedé enamorada del país, de los lugares, de la gente, de la cultura turca.
    Muy bueno tu relato, casi coincidimos en los lugares obligados de Istambul, yo agregaría las ruinas del acueducto romano y el paseo en barquito por el bósforo.
    No se si ya lo leiste, pero te recomiendo el libro “Istanbul” de Orhan Pamuk.
    Saludos!

  3. Javi he tenido el pacer de leer tu blog en compañia de Helenita,y generaste en nosotros los mismos sentimientos Patrios que tu sentiste, en aquellos momentos, pero que mas adelante nos demuestras con tu brillante descripcion que valio la pena haberlos vivido y sentido.
    Gracias por compartir tus viajes y experiecias,son tan reales,que hoy estuvimos en Estambul,rezamos en la Mezquita y quedamos PURIFICADAS.
    Un abrazo de Helenita y de tu tia lilo

  4. Entretenida, divertida y muy bien narrada tu experiencia por Estambul se ve que tienes una vena periodistica por explotar. Para completar tu articulo yo tambien como tu amiga te recomiendo que leas de Orhan Pamuk – Nobel 2006 – Istambul, Me llamo rojo. y de Kenized Mourad de parte de la princesa muerta encontraras bastante historia Turca aparte de ser grandiosas novelas. también podras ver las peliculas del director turco Ferzan Özpetek tales como el hada ignorante, el ultimo harem, la ventana de frente y hanam el baño turco econtraras muchas respuestas acerca de la etnia turca y el porque de los baños turcos – su historia todo esto podria enriquecer mas tu viaje.

    Saludos Pascal & Cia.

  5. Javi: que maravilloso relato sobre Turquía¡¡ lo disfruté muchísimo y casualmente hoy estuve leyendo un artículo sobre los creadores de Lonely planet quienes comenzaron como tu, viajando y escribiendo sobre sus viajes, y ….mira donde van…¡¡
    Tu guía de viaje sería éxito rotundo¡¡
    Yo estuve hace años en Estambul por pocos días y me hiciste recordar con nostalgia esos bellos lugares¡¡
    Un abrazo y felicitciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s